En su forma más extendida, la dermatitis seborreica se manifiesta con la aparición de caspa que afecta al 20% de la población. Algunos agentes químicos presentes en productos para la piel o el consumo inapropiado de antibióticos pueden inducir la dermatitis seborreica y la caspa.

Aún está por verse si la caspa es consecuencia de la acción del hongo microscópico Pityrosporum ovale, o si este no es más que un microorganismo oportunista que coloniza el cuero cabelludo cuando se ha desencadenado el proceso de dermatitis seborreica, que es la patología a la que se refieren los dermatólogos cuando se habla de “caspa” o pitiriasis.

¿Por qué aparece y cómo tratarla?

El dermatólogo Alejandro Chueco señaló que en los últimos años “ha aumentado la importancia que tanto hombres como mujeres le dan al cuidado del cabello para mantenerlo limpio y sano utilizando productos adecuados para cada tipo de pelo, y en este sentido es preciso informarse sobre problemáticas capilares que pueden padecerse, cuáles son sus causas y cómo tratarlas”.

La dermatitis seborreica es un trastorno funcional de las glándulas sebáceas, las cuales producen una hipersecreción de grasa. De índole benigna, este trastorno se caracteriza por la inflamación, el enrojecimiento o la descamación de la piel (y muchas veces, la sumatoria de todos estos síntomas).

La caída de la piel, explica Chueco, es provocada por los microorganismos de las zonas de la dermis con mayor cantidad de glándulas sebáceas, y el cuero cabelludo es justamente una de las zonas más afectadas, sobre todo por su alta densidad y por la gran actividad de estas glándulas.

La dermatitis seborreica es crónica, y también puede manifestarse en otras partes del cuerpo como los párpados, las caras laterales de la nariz, la piel detrás de las orejas, las zonas contiguas al cabello, los glúteos o la ingle.

De 30 a 60

“La dermatitis seborreica puede sobrevenir a cualquier edad, pero su mayor expansión se observa entre los 30 y 60 años, especialmente en varones –señala el especialista, que es director de una clínica privada dedicada a la salud capilar en Buenos Aires–. También tiene alto grado de aparición en bebés de entre dos semanas a tres meses de vida, y se la conoce como ‘costra láctea’”.

A pesar de que no se conocen con exactitud las causas que provocan la dermatitis seborreica, se sabe que el factor fundamental es la sensibilidad de la piel. Luego, agrega Chueco, “pueden ayudar a inducirla agentes químicos presentes en productos para la piel, o el consumo inapropiado de antibióticos”.

Hay otras variables biológicas y físicas que pueden incidir en el recrudecimiento de esta afección, como por ejemplo una baja inmunidad, enfermedades de las glándulas endocrinas que generan disfunción en la dermis, o incluso, señala el especialista, “elementos emocionales como estrés y depresión”. También se sabe que existe una predisposición familiar a padecerla, aunque, por supuesto, la caspa no es contagiosa.

Cómo se produce la caspa

El proceso inflamatorio de la dermatitis seborreica hace que las células del cuero cabelludo se mueran y se desprendan de la piel. Cuando a raíz de eso se genera una descamación excesiva, aparece la “caspa”, cuyo nombre técnico es pitiriasis.

Hay dos tipos de caspa. La “caspa seca”, muy habitual, se manifiesta como una caída de escamas blanquecinas, finas y secas que se desprenden solas con facilidad por el rascado, pero no genera prurito ni hinchazón.
La “caspa grasa”, por el contrario, presenta escamas englobadas con sebo, que son de mayor tamaño y grosor, oleosas, pegajosas y de color amarillo. Además, se adhieren más al cuero cabelludo y al pelo.

Mal de muchos

Se estimada que la caspa afecta al 20 por ciento de la población aproximadamente.

Aunque conviene consultar a un especialista que brinde un tratamiento seguro y adecuado a la causa, que es diferente en cada persona, existen, según Chueco, algunos consejos generales que pueden ser de utilidad:

Uno es usar champúes que contengan sulfuro de selenio, piritoina de cinc, ácido salicílico o ketoconazol al 2%. “Usarlos periódicamente según indicación médica y para una mayor eficacia frotar el cuero cabelludo durante 3 o 4 minutos antes de enjuagar”, señala el especialista.

Ducharse con agua muy caliente, exponerse a ambientes con fuerte aire acondicionado o calefacción central, o abusar del café, los condimentos fuertes o los picantes, son factores que acrecientan el problema de la dermatitis seborreica y, por ende, de la caspa.

Demasiadas comidas enlatadas, azúcar y carnes pueden surtir el mismo efecto, asegura el especialista, que aconseja también “masajear, cepillar y lavar diariamente el cuero cabelludo para mejorar la circulación, pero con mucho cuidado de no irritar el cuero cabelludo y lastimarlo”.

 

Fuente: Castropol Comunicaciones