· – La hipertensión arterial durante el embarazo, la diabetes gestacional, la primera menstruación precoz o tardía, tener muchos hijos o no tener ninguno, o la menopausia precoz, entre otros, son factores que aumentan las chances de que las mujeres padezcan enfermedades del corazón[1].

– Además, en ocasiones, llevan un estilo de vida con grados elevados de estrés, sin existir una adecuada concientización sobre el riesgo que esto representa para la salud cardiovascular de la mujer.

“El estilo de vida actual de las mujeres las expone a un nivel de estrés elevado. Muchas trabajan y a la vez asumen un rol preponderante en la crianza de los hijos y las tareas del hogar, desatendiendo su salud, incrementando -sin darse cuenta- su riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares”, refirió la Dra. Mildren del Sueldo, médica cardióloga, Presidente honoraria del Comité de Enfermedad Cardiovascular en la Mujer de la Federación Argentina de Cardiología, durante la charla denominada ‘Conciencia sobre la patología cardiovascular en la mujer’, organizada por la Asociación Civil Mujeres Construyendo Futuro, que brindó días atrás en Jesús María, Córdoba.

Durante el evento, que contó con el auspicio del laboratorio Teva, la especialista detalló que “podría medirse el nivel de estrés de la mujer con medidas tan sencillas como tomándole el pulso, la presión arterial o midiendo el nivel de colesterol, y así notaríamos que esto es una realidad que nos debe preocupar”.

Los principales factores de riesgo cardiovascular son hipertensión arterial, colesterol elevado, diabetes, sobrepeso-obesidad, sedentarismo, tabaquismo y estrés. Sin embargo, existen otros, menos conocidos, que afectan con más frecuencia -o exclusivamente- a las mujeres en prácticamente todas las etapas de su vida1:

· – Depresión (ellas presentan el doble de riesgo de padecerla)2

· – Menarca temprana o tardía

· – Abortos espontáneos

· – Embarazo pretérmino

· – Tener muchos hijos o no tener ninguno

· – Preeclampsia (hipertensión asociada al embarazo)

· – Diabetes gestacional

– Menopausia temprana

“Es inconcebible que no le prestemos toda la atención que se merece al corazón de la mujer, siendo tantos los factores que pueden interferir en su adecuado funcionamiento”, reconoció la Dra. del Sueldo.

“Las mujeres deben realizarse adecuados controles cardiovasculares con la misma frecuencia con que realizan consultas ginecológicas. La salud de nuestro corazón, como órgano vital, debe estar en el podio de nuestras prioridades como mujeres y como seres humanos en general”, insistió la especialista.

Las mujeres mueren mucho más del corazón de lo que se cree: 1 de cada 3 mujeres fallecen de enfermedad cardiovascular, mientras que sólo 1 de cada 8 lo hará de cáncer de mama y con muy buenas chances de curación[2].

“Tenemos que seguir trabajando fuertemente en concientizar a la mujer, porque sólo dimensionando el problema, se pueden tomar medidas preventivas. La mujer no puede cuidarse de aquello que no ve como amenaza”, advirtió la especialista, quien también coordina el grupo de Hipertensión Arterial en la Mujer de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial.

La charla que brindó la Dra. Mildren del Sueldo días atrás en Jesús María, organizada por la Asociación Civil Mujeres Construyendo Futuro, fue apoyada por el laboratorio Teva en el marco del programa TevaCuidar para promover que cada persona pueda lograr un mejor manejo de su salud y de la de sus seres queridos.

Mujeres ‘multitasking’

Tal como describió la Dra. del Sueldo, “con frecuencia llegan al consultorio mujeres que trabajan, van y vienen, hacen las compras, llevan adelante la casa, buscan y traen a sus hijos a la escuela, se toman su tiempo para realizarse todos los años el chequeo ginecológico con la frecuencia adecuada, pero nunca fueron al cardiólogo. La mujer no debe quedar en último lugar, postergando sus proyectos, sus sueños y -mucho menos- su salud”, agregó.

Ya en la antigüedad los problemas cardiovasculares se asociaban más con el género masculino. Los ‘Papiros de Ebers’, uno de los tratados médicos más antiguos de los que se tiene registro, destacaban que ‘si encontraras a un hombre con disconfort cardíaco, con dolor en sus brazos, al lado del corazón, la muerte está cerca’.

“Muchos siglos después, en el año 1960, la American Heart Association (AHA), una entidad de referencia internacional en lo que refiere a la salud cardiovascular, publicó una guía alimenticia saludable denominada ‘El camino hacia el corazón del hombre’, adonde el riesgo cardiovascular femenino todavía no aparecía mencionado”, reconoció la Dra. del Sueldo.

La cardióloga expresó que “casi el 100% de las personas nace con un corazón sano. ¿Cómo es posible entonces enfermar tanto este sistema tan perfecto? La prevención cardiovascular debe ser una preocupación que atraviese todos los géneros y todas las edades. Cada decisión va forjando hábitos que afianzan un estilo de vida que nos acerca o nos aleja de un corazón sano en el futuro”.

Los principales consejos para llevar una vida sana son sencillos de enumerar: llevar una dieta equilibrada, realizar actividad física, procurar un adecuado descanso nocturno, no fumar, realizarse los chequeos médicos con frecuencia y evitar situaciones de estrés. Para la Dra. del Sueldo, el desafío consiste en comprender “que uno, aunque no presente ningún síntoma, está expuesto a las enfermedades del corazón y que debe tomar medidas a tiempo para prevenir cualquier evento que aumente el riesgo de discapacidad y muerte, permitiéndonos llevar una vida plena y saludable”.