La prevención de la muerte súbita en el deportista es un tema crucial en la medicina deportiva. Este no es un evento desconocido en el mundo del deporte, de hecho hace más de 30 años fue definido como la muerte natural, no traumática, no violenta e inesperada que ocurre dentro de una hora de aparecidos los síntomas de un atleta que no tiene enfermedad cardiovascular reconocida anteriormente. De acuerdo con esta definición, la muerte puede ocurrir durante o inmediatamente después de los esfuerzos involucrados en la competición.

La muerte súbita en deportistas fue considerada por mucho tiempo un evento extraordinario, sin embargo datos recientes sugieren que estos acontecimientos no son tan raros. Bastará con recordar casos como el de Juan Gilberto Funes, futbolista argentino de River Plate muerto en un encuentro amistoso en 1992 o el más reciente en el tiempo: Oriana López Desiata, de 13 años, jugadora de hockey sobre césped del Club Vélez Sársfield.

“Hoy se sabe que el 7,5% de las muertes súbitas ocurren en atletas jóvenes, entre 15 y 35 años. Es un evento importante a considerar. ¿Cuál es la epidemiología? Sabemos que el riesgo se ve aumentado en hombres más que en mujeres y que en atletas de más de 35 años el riesgo es aún mayor. Investigaciones realizadas demuestran además que el deporte aumenta el riesgo de muerte súbita, y también que la muerte por causas cardíacas en general ocurre durante la competición oficial”, aseguró el presidente de la Federación Internacional de Medicina del Deporte, Fabio Pigozzi, en una conferencia dictada recientemente en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

 

Básquet y futbol con más muertes

Además, de acuerdo al especialista quien es también director científico del centro médico de la FIFA con sede en Roma, hay una relación entre la muerte cardíaca súbita y determinadas disciplinas deportivas: el básquet y el fútbol son los dos deportes en donde más eventos ocurren.

Durante su conferencia sobre “Prevención del riesgo cardiovascular y la muerte súbita en el deportista: el rol de la medicina del deporte”, Pigozzi indicó además que diversas investigaciones muestran que las causas más frecuentes de muerte súbita son: la cardiopatía hipertrófica, la enfermedad cardíaca valvular, estenosis valvular aórtica, displasia arritmogénica del ventrículo derecho, Síndrome de Brugada, anomalías congénitas y miocarditis, entre otras.

“La otra gran pregunta apunta a saber cuál es el mecanismo por el cual se produce la muerte súbita en los deportistas. Hoy se sabe que en el 95% de los casos es la fibrilación ventricular, esta es la causa final de la muerte”, indicó Pigozzi.

 

Causas según la edad

Las causas más comunes de muerte súbita en deportistas varían de acuerdo a la edad, así en los atletas de más de 35 años se sabe que en el 80% de los casos el origen del deceso es la enfermedad arterial coronaria. Mientras que investigaciones realizadas tanto en Italia como en Estados Unidos demostraron que en atletas menores de 35 años en Italia la causa de muerte súbita es la displasia arritmogénica del ventrículo derecho –enfermedad que se encuentra dentro del grupo de las cardiopatías congénitas-, mientras que en Estados Unidos la causa más frecuente es la miocardiopatía hipertrófica.

“En Italia desarrollamos una gran experiencia ya que desde 1982 la ley italiana determina que cada deportista debe someterse a una evaluación clínica y a un electrocardiograma con 12 derivaciones –lo cual permite explorar el corazón desde distintos planos-, circunstancia que mejora la sensibilidad del proceso de análisis cardiovascular. Esto permite detectar hasta el 95% de pacientes con cardiopatía hipertrófica y hasta el 80% de los pacientes con displasia arritmogénica del ventrículo derecho”, aseveró Pigozzi.

Esto es muy importante porque 6 millones de atletas italianos entrenan y compiten regularmente. Los datos recogidos en el Instituto Italiano de Medicina del Deporte demuestran que el 2 por ciento de la población de atletas italianos son descalificados de la competencia al ser examinados ya que se les detectan enfermedades cardiovasculares, aún cuando son personas asintomáticas. “La medicina del deporte puede ser considerada el único filtro para detectar estos casos porque son atletas asintomáticos, por esto es muy importante el electrocardiograma en atletas. Estudios poblacionales realizados tras la implementación de la ley de evaluación cardiovascular demostraron la reducción de la muerte cardíaca súbita en atletas”, indicó el especialista italiano.

Por otra parte, Pigozzi señaló a la ecocardiografía como el estudio fundamental para prevenir la mortalidad y también la morbilidad.

 

Doping y desfibriladores

Existe una relación entre el abuso de sustancias prohibidas y la muerte cardíaca súbita en quienes compiten deportivamente, por este motivo la prevención del doping en deportistas es fundamental.  “El uso de sustancias tales como la cocaína, anfetaminas, efedrina, cannabinoides, pueden ser responsables de la muerte cardíaca súbita”, manifestó Pigozzi.

Para el experto italiano, la prevención de la muerte súbita en los deportistas se completa con el uso de la desfibrilación externa semiautomática en todos los ámbitos en los que se practica deporte, con personal entrenado para asistir a las personas.

En tanto, Pigozzi abogó por el delineamiento de protocolos claros de evaluación cardiovascular, para lo cual subrayó “es fundamental que las sociedades científicas y los comités internacionales olímpicos logren armonizar programas de formación en Medicina Deportiva”.

Con todo, la educación específica del médico deportólogo es vital para reconocer síntomas premonitorios en atletas jóvenes y evitar que mueran repentinamente.

“La especialización universitaria es una manera importante de asegurar la calidad del médico. El futuro está en identificar nuevos factores de riesgo cardiovascular, un compromiso compartido a nivel académico para una verdadera prevención de la muerte súbita en deportistas”, concluyó Pigozzi.