Un 20% de la población argentina sufre trastornos compulsivos similares a la ludopatía. Se calcula que entre las 120 mil personas que hoy padecen Parkinson (3% de la población adulta mayor), un tercio ha sufrido durante los inicios de la enfermedad diversos trastornos compulsivos entre los cuales el más común es la adicción al juego.

Para Fernando Taragano, médico neuropsiquiatra y jefe del servicio de Trastornos Cognitivos del Instituto Universitario CEMIC, éste indicador retrospectivo es crucial al momento de encarar la dirección global y total de la estrategia en el tratamiento de ésta patología.

La ludopatía, que muchas veces constituye el síntoma principal de una persona adicta, es ocasionada por motivos psicosociales y puede constituirse en síntoma premonitorio y a su vez secundario de enfermedades psiquiátricas y neuronales como parkinson, trastorno bipolar o enfermedad de Pick.

En cada caso, las causas y consecuencias que puede generar éste trastorno compulsivo son distintas, así como también la mirada social de quien lo padece.

En el primer caso, el  tratamiento psico-terapéutico y farmacológico se propondrá frenar o revertir el síntoma a través de terapias focalizadas, y luego investigará cuáles fueron las causas familiares y/o sociales que generaron el desarrollo de esta dinámica de la personalidad.

En el segundo caso, reconocer el indicador premonitorio permitirá desarrollar acciones preventivas, planificar un tratamiento neurológico adecuado y ayudar a la familia a entender que no es igual convivir con un jugador compulsivo que vivir con un enfermo parkinsoniano.