Lo afirmó un experto en políticas sanitarias de visita en Argentina

  • De visita en el país, David Humphreys, Director de Políticas Sanitarias de la Unidad de Inteligencia de The Economist, presentó un informe sobre los desafíos para mejorar el cuidado de la salud de los pacientes con algún tipo de cáncer poco frecuente en América Latina.

 

  • Como medidas para lograrlo, recomienda desarrollar e implementar planes o estrategias a nivel nacional, crear registros integrales regionales y nacionales, generar colaboración en la investigación a nivel nacional, regional, e internacional y mejorar el tratamiento a través del armado de Centros de Excelencia.

Humphreys, presentó un informe -llevado a cabo por The Economist respondiendo a una solicitud de Merck- acerca del estado del abordaje de los tipos de cáncer poco frecuentes en América Latina, incluyendo la situación de Argentina.

La investigación, denominada ‘Tipos de cáncer poco frecuentes en América Latina: Desafíos y oportunidades actuales para avanzar’, buscó generar más comprensión sobre los desafíos para mejorar el cuidado de la salud y el pronóstico de los pacientes con algún tipo de cáncer poco frecuente, que son aquellos que presentan una incidencia menor a 6 casos por cada 100 mil habitantes por año, enfocado en Argentina, Brasil, Colombia y México.

Entre los datos recabados, se detallan los principales obstáculos para el tratamiento y las oportunidades para mejorar los resultados obtenidos, con el objetivo de captar la atención de los actores involucrados en esta problemática.

“Los datos epidemiológicos sugieren que la incidencia de estos cánceres en América Latina es, por lo general, más baja que en países con mayores ingresos. Sin embargo, cuando se analizan los índices de incidencia y mortalidad, se observa que los cánceres poco frecuentes tienen peor pronóstico en países de América Latina que en países más ricos. Los índices locales de sobrevida se equiparan a los registrados en India, China y Sudáfrica”, detalló el Sr. David Humphreys.

A partir de la investigación, desde la Unidad de Inteligencia, desarrollaron una serie de recomendaciones para optimizar el abordaje de estas condiciones:

  • Desarrollar e implementar planes o estrategias a nivel nacional

Como el EUROPLAN implementado por países europeos, América Latina podría establecer un proyecto regional para garantizar consistencia en el abordaje de los cánceres poco frecuentes. Esto contribuiría a dinamizar el desarrollo y la implementación de planes estratégicos.

  • Crear registros integrales a nivel nacional y regional

Contar con registros que entrelacen datos poblacionales sobre el cáncer es esencial para obtener datos epidemiológicos, planificar la prevención de cánceres poco frecuentes y realizar actividades de control. El desarrollo de un registro regional es el paso natural para estandarizar la recolección de datos sobre cánceres poco frecuentes en América Latina.

  • Generar colaboración en la investigación a nivel nacional, regional e internacional

La investigación oncológica es esencial para aumentar la manera de entender los cánceres poco frecuentes y mejorar el manejo de la enfermedad. Se recomienda que los países de América Latina participen de iniciativas de investigación a nivel nacional, regional e internacional sobre cánceres poco frecuentes y así contribuyan al conocimiento global beneficiándose con el intercambio de ideas.

  • Mejorar el tratamiento a través de centros de excelencia

Es esencial desarrollar centros de excelencia y redes de expertos o grupos de trabajo. Las redes de expertos tienen potencial para mejorar los resultados y reducir la desigualdad, ya que promueven un mayor conocimiento acerca de los cánceres poco frecuentes brindando apoyo a los centros de tratamiento. Los modelos europeos y norteamericanos pueden ser adaptados para aplicarlos en la región de América Latina.

David Humphreys subrayó que “en América Latina, las enfermedades autoinmunes y el acceso a la salud han sido, históricamente, temas muy prioritarios para los legisladores y los actores involucrados en el tema. Sin embargo, dado que la expectativa de vida y el cuidado de la salud, en general, mejoraron en la región, con una población más longeva hubo un incremento en la incidencia de las enfermedades crónicas”. El cáncer es un foco de particular importancia, con más de un millón de casos nuevos por año en América Latina y el Caribe.

Si bien se ha logrado un avance en torno al diagnóstico precoz y planes nacionales de prevención, aún queda mucho por hacer como por ejemplo desarrollar un registro de pacientes y combatir las disparidades en cuanto al acceso a los tratamientos. En los casos de cánceres poco frecuentes, el desafío es todavía mayor.

Acerca de Merck

Merck es una compañía líder en ciencia y tecnología que trabaja en Cuidado de la Salud, Ciencias de la Vida y Materiales de alto rendimiento. Cerca de 50.000 empleados trabajan para desarrollar tecnologías que mejoren y estimulen la vida: desde terapias biofarmacéuticas para tratar el cáncer o la esclerosis múltiple y sistemas de vanguardia para la investigación y producción científica hasta cristales líquidos para smartphones y televisores LCD. Durante el 2017 Merck generó ventas por €15.300 millones en 66 países.

Fundada en 1668, Merck es la compañía químico-farmacéutica más antigua del mundo. La familia fundadora sigue siendo la mayor propietaria del grupo, el cual cotiza en bolsa. Merck tiene los derechos globales para utilizar el nombre y la marca “Merck” excepto en Estados Unidos y en Canadá, donde la compañía opera como EMD Serono, MilliporeSigma y EMD Performance Materials.

Presente en la Argentina desde 1929, Merck emplea a 200 personas en el país. Los productos del Grupo Merck están presentes en las áreas de Biopharma, Life Science y Performance Materials (esta última unidad a través de un distribuidor).