Buenos Aires, 14 de octubre de 2016 – Para aproximadamente 1 de cada 6 parejas, la búsqueda de un embarazo y tener un hijo puede presentar obstáculos. Afortunadamente, gracias a los avances científicos y a la identificación de los principales factores que impactan sobre la fertilidad, es mucho lo que puede hacerse para que las personas puedan alcanzar el deseo de ser padres. En el marco del Día de la Madre, expertos en reproducción asistida de SAMeR y la Asociación Civil Concebir compartieron 10 consejos para cuidar la fertilidad.

  • Si bien la biología de cada persona juega un rol fundamental, existen algunas medidas que pueden tomarse para promover considerablemente las chances de concebir.
  • La edad de la mujer, los hábitos de vida, determinados tratamientos médicos y farmacológicos, las condiciones laborales y los niveles de estrés son algunos de los factores condicionantes de la fertilidad y sobre los que las personas pueden hacer algo para aumentar las posibilidades de tener una Familia.
  • En el marco del Día de la Familia, antes conocido como el Día de la Madre, expertos de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMeR) y autoridades de la Asociación Civil Concebir brindan detalles sobre estos aspectos.

1. Tener en cuenta el reloj biológico de la mujer. “La edad de las mujeres influye directamente en la fertilidad, dado que la reserva ovárica y la calidad de esos ovocitos disminuyen considerablemente a partir de los 35 años de edad, con un descenso más marcado a partir de los 40. Considerando las tendencias mundiales relacionadas con formar familia más tardíamente, este es un factor fundamental”, refirió la Sra. Isabel Rolando, co-fundadora y Presidente de Concebir.

“Las personas deben conocer que la edad de la mujer es un aspecto crítico. Sólo con la información adecuada, pueden llevar adelante una planificación familiar responsable. La postergación de la maternidad es una realidad a nivel internacional, en algún punto promovida por los adelantos científicos como la vitrificación, que permite congelar óvulos, pero es importante que las mujeres sepan que la edad para vitrificar es antes de los 35. La calidad de los ovocitos a criopreservar pasados los 35 también es inferior, por lo que las chances futuras de concebir se reducen”, destacó la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMeR).

2. Utilizar el método anticonceptivo adecuado. Dependiendo de qué método se utilice, puede producir un efecto en la fertilidad a largo plazo. Algunos especialistas consideran que el dispositivo intrauterino, DIU, puede promover la enfermedad inflamatoria pélvica, una infección del tracto genital superior relacionada con la infertilidad. Por otra parte, las pastillas anticonceptivas minimizan el desarrollo del endometrio, lo que preserva la fertilidad.

“Cualquier mujer a veces se siente algo confundida en esta situación, debido a que no es especialista en fertilidad y no tiene por qué conocer en detalle los beneficios y contras de cada método. Por esta razón, es recomendable consultar con el especialista específicamente sobre cómo afecta cada método anticonceptivo la fertilidad a largo plazo, con el objetivo de tomar una decisión informada”, aseguró Isabel Rolando.

3. Tener relaciones sexuales programadas de acuerdo al ciclo de la mujer. Si la mujer tiene un ciclo menstrual regular, el día de la ovulación será el 14. Se recomienda tener relaciones 2 ó 3 días antes con una frecuencia cada 2 ó 3 días, ya que ahí es cuando la calidad espermática es óptima. Si la mujer es irregular, existen dispositivos que indican en qué estadio del ciclo se está y en base a eso se deben programar las relaciones sexuales para optimizar las posibilidades de embarazo.

4. Evitar los trastornos en la alimentación. Tanto la obesidad y el sobrepeso como el bajo peso son perjudiciales para la fertilidad. Se recomienda estar dentro del peso normal según el índice de masa corporal (IMC), que es una ecuación resultante de la altura y el peso.

La anorexia, una obsesión de perder peso que lleva a restringir la ingesta de comida hasta poner en riesgo la vida, se asocia a falta de menstruación, ciclos irregulares y ausencia de ovulación. La bulimia, se caracteriza por la necesidad de comer en exceso (atracones) y luego vomitar y eliminar los alimentos, con períodos de ayuno, diuréticos y laxantes para perder peso. El exceso de laxantes y la frecuente provocación de vómitos ocasionan falta de nutrientes para el crecimiento del bebé.

Al respecto, los profesionales representados por SAMeR afirman que “esto no tiene que ver con la estética, sino con el funcionamiento normal del ciclo femenino, con la cantidad de hormonas necesarias. A su vez, no solamente influirá en conseguir el embarazo, sino en cuán sano será ese embarazo”.

Hay otras dos enfermedades que deben estar controladas para que no impacten en la fertilidad; ésta son la diabetes y la celiaquía.

5. Cuidar el estilo de vida. Se recomienda mantener una dieta balanceada que incluya todos los grupos de alimentos, limitando la ingesta de bebidas alcohólicas. Asimismo, realizar actividad física moderada es beneficioso, pero su exceso puede causar desniveles hormonales. Según SAMeR, “una mujer que corre unos 50 ó 60 kilómetros semanales tiene riesgo elevado de presentar ausencia de menstruación (amenorrea)”.

El consumo de tabaco está absolutamente contraindicado durante el embarazo, pero también trae inconvenientes a la hora de buscarlo: atrofia la fertilidad y las gónadas, aumenta la probabilidad de embarazos ectópicos, cáncer cervical e infección pélvica. Algunos estudios indican que la fertilización in vitro, una tecnología de reproducción asistida, tiene una menor tasa de éxito entre los fumadores que entre los no fumadores. Otras sustancias tóxicas como drogas ilícitas también impactan negativamente sobre la salud reproductiva.

6. Vivir en un medioambiente adecuado. Los pesticidas, los herbicidas, los disolventes para pinturas y otros productos químicos caseros de uso corriente pueden ser perjudiciales para la función sexual masculina y la producción de esperma. Asimismo, las mujeres que trabajan con disolventes químicos pueden ver aumentado el riesgo de aborto espontáneo.

7. Conocer los medicamentos que pueden afectar la fertilidad. Esto debe ser consultado con el ginecólogo o el especialista que le indique determinado medicamento. Ocurre tanto en los varones como en las mujeres. Algunos medicamentos para tratar la hipertensión, el colon irritable e incluso algunos antiinflamatorios pueden interferir con la fertilidad.

“De ninguna manera es aconsejable dejar el tratamiento, sino acercarse al especialista y evaluar cuál es la mejor manera de proseguir, ya que quizás el médico le indicará otro medicamento o buscarán juntos una solución”, explicó Isabel Rolando.

8. Evitar ciertas actividades laborales. Algunos trabajos, como manipulación de pesticidas, inhalación de sustancias tóxicas, condiciones de altas temperaturas, sedentarismo u ocupaciones con muchas exigencias (que favorecen niveles elevados de estrés) pueden traer aparejados alteraciones en la calidad del semen.

9. Informarse ante radiaciones o quimioterapia. Se deberían evitar las radiografías durante el embarazo a menos que fuera absolutamente necesario. De realizarse este tipo de estudios, deben tomarse medidas de bioseguridad especiales, ya que, si no se toman recaudos, esos rayos pueden dañar al embrión o feto.

Por otra parte, la quimioterapia y la radioterapia en el tratamiento del cáncer tienen un efecto dañino en las gónadas, por lo que si quien se someterá a uno de estos tratamientos desea tener un hijo en el futuro, es importante que considere la conveniencia de criopreservar gametas, para contar con células sanas a la hora de buscar el embarazo.

Considerar que la fertilidad de las mujeres disminuye significativamente después de los 35 años, y en las pacientes oncológicas el reloj biológico cobra aún más importancia, por el tiempo que deben esperar para concebir luego del tratamiento.

Por eso es fundamental informarse consultando con un especialista en medicina reproductiva antes de someterse a radiaciones o tratamientos de alto impacto (quimioterapia) para tener la posibilidad de congelar óvulos o tejido ovárico, espermatozoides o tejido testicular.

10. Prevenir enfermedades nocivas para la fertilidad. Algunas patologías como la toxoplasmosis, la rubéola o las paperas pueden afectar la capacidad reproductiva, por lo que es importante estar informado al respecto y consultar con el especialista.

Una de las causas más frecuentes de infertilidad femenina es la Endometriosis, que es tejido endometrial que se ubica fuera del útero: en ovarios, peritoneo o trompas de Falopio. Es de suma importancia diagnosticarla precozmente.

El factor endocrinológico como causal de alteración reproductiva representa entre el 20 y 40% de los casos. Distintas condiciones, como problemas en la tiroides, pueden afectar indirectamente el sistema reproductivo.

Éstos son algunos de los recaudos que están al alcance de los pacientes, afirmó la Sra. Rolando: “la recomendación es intentar conseguir la concepción mediante métodos naturales durante 1 año, y si pasado ese período no hubo resultados, consultar con un especialista. En mujeres mayores de 35 años, se aconseja consultar tras 6 meses de búsqueda sin éxito”.

Es importante que mientras se busque el embarazo, se tengan en cuenta estas 10 recomendaciones, ya que de poco servirá ese período de tiempo si no se considera el estadio del ciclo menstrual para programar las relaciones sexuales, por ejemplo.

“La salud reproductiva es un tema muy sensible con un impacto emocional muy grande para las personas y las parejas. Afortunadamente, hoy contamos con diversos tratamientos para ayudar a muchos individuos a que puedan tener hijos, por lo que si aun respetando estas 10 pautas no se llega al embarazo, queda mucho por hacer y nadie debe desanimarse”, concluyó el Dr. Gustavo Martínez, Presidente de SAMeR.

Actividades de Concebir

Para seguir acompañando a las personas en la búsqueda de un embarazo, Concebir organiza talleres todas las semanas. Cada primer miércoles de mes, destinados a parejas igualitarias; cada segundo miércoles de mes, para madres solteras por elección; tercero, parejas heterosexuales que tengan que recurrir a la donación de gametas, y cuarto, parejas heterosexuales que no recurrirán a la donación.

Además, el sábado 12 de noviembre de 8.30 a 15 hs en el Hotel American Towers, tendrán lugar las 20º Jornadas Concebir, el evento anual que realizan en conjunto con SAMeR, ALMER y la Red TRAscender. En esta oportunidad, bajo el lema ‘Nuestro recorrido’, recordarán todos los desafíos y logros de los primeros 20 años de la asociación. Este evento está destinado a parejas con trastornos en la fertilidad y busca reunirlas con los especialistas para generar un espacio de encuentro e intercambio. Además, estarán presentando el libro ‘Saliendo del Laberinto’, con testimonios y todo el recorrido de estas dos décadas que cumplió Concebir.

Acerca de Concebir

Concebir es un grupo de apoyo para personas con trastornos en la reproducción y con el objetivo de ser formar una familia. Constituyen una entidad independiente, sin fines de lucro, que trabaja desde el año 1996, y no representa a ninguna institución médica pública o privada. Pertenece y Coordina Redes de Asociaciones de Pacientes Nacionales e Internacionales. Fundadora de la Red TRAscender, Red Latinoamericana de Organizaciones de personas infértiles y de la Red Argentina de Familias por Donación

Se dedica a defender los derechos reproductivos de las personas y de los nacidos por estas técnicas luchando por la sanción de una Ley de Regulación no restrictiva que regule la aplicación de técnicas de reproducción asistida, contemplando los permanentes avances científicos. Además, contribuye a la difusión de la problemática, con el fin de clarificar e informar adecuadamente a la opinión pública. Acompaña a las personas a través de contención e información en los Talleres de Reflexión Mensuales. Realiza campañas de divulgación y concientización para el cuidado de la salud reproductiva y sexual, para prevenir la infertilidad.

Acerca de SAMeR

La Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva está formada por profesionales médicos, embriólogos, bioquímicos, biólogos, genetistas y psicólogos, dedicados a la Medicina Reproductiva. Fundada el 4 de agosto de 1947, siendo constituida como Asociación Civil sin fines de lucro el 16 de diciembre de 1970. Se dedica a fomentar el estudio de la fertilidad humana en sus diversos aspectos, facilitando las discusiones científicas y las publicaciones de sus trabajos. Desde 1995, otorga, previo examen de antecedentes y/u oposición, el Título de Especialista en Medicina Reproductiva, actualmente avalado por la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires, el de Cirujano Ginecológico Endoscópico, y el Título de Especialista en Embriología Clínica. Acredita a Centros de Medicina Reproductiva asesorándolos desde 2011 mediante un comité externo que los habilita pata brindar servicios de reproducción asistida de alta calidad ante cualquier prestador de salud que lo requiera. Comparte las experiencias en el campo de la medicina reproductiva con todos los profesionales de las distintas áreas. Establece relaciones con grupos de trabajo, asociaciones, universidades y organizaciones no gubernamentales. Promueve reuniones científicas y de aspectos psicosociales. Promueve la capacitación de técnicos, profesionales y en general de todos aquellos que demuestren vocación por las actividades de esta Sociedad mediante la actividad docente. Defiende los derechos reproductivos de la comunidad luchando por la sanción de una ley no restrictiva que regule la aplicación de técnicas de reproducción asistida, contemplando los permanentes avances científicos y sociales.

SAMeR representa a la República Argentina ante la International Federation of Fertility Societies (IFFS) y ante la American Society of Reproductive Medicine (ASRM) y otras tantas Sociedades afines en el plano Nacional como Internacional.