Pérdida de sangre, que puede ser interna (cuando la sangre gotea desde los vasos sanguíneos en el interior del cuerpo) o externa (a través de una ruptura de la piel).