Es una respuesta del organismo frente a las agresiones del medio. Ocurre sólo en tejidos conectivos vascularizados y se da para aislar y destruir al agente dañino y reparar el tejido u órgano dañado.