Se trata de la forma más común de la artritis. Provoca dolor, inflamación y disminución de los movimientos en las articulaciones. Si bien puede ocurrir en cualquier articulación, es más frecuente en manos, rodillas, caderas o columna.