Especialistas, pacientes y periodistas de tres países participaron en Buenos Aires de una jornada de entrenamiento y concientización sobre el tratamiento de esta enfermedad.

La Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado realizó una capacitación y entrenamiento sobre el virus de la Hepatitis C dirigida a periodistas especializados de Argentina, Uruguay y Chile a los fines de concientizar sobre el tratamiento responsable que se le debe dar a esta enfermedad en el marco del Día Mundial de las Hepatitis Virales.

En la Academia para Periodistas Científicos y Especializados en Salud, que tuvo lugar en la Asociación Médica Argentina, los médicos expertos en hígado explicaron el desarrollo y el origen del virus a la vez que reconocidos periodistas debatieron sobre cómo transmitir en los medios de comunicación temáticas vinculadas a enfermedades catastróficas tales como la hepatitis.

Por su parte, un grupo de pacientes brindó a la prensa su testimonio personal al relatar cada uno su propia historia de vida, cómo contrajo el virus, el tratamiento que realiza en la actualidad y la forma en que se recupera día a día de la enfermedad.

En la Argentina hay aproximadamente 500 mil personas infectadas, de las cuales sólo el 30 por ciento lo sabe: la hepatitis es un virus silencioso que avanza sin manifestar síntomas en el que la padece y si no es descubierto a tiempo y tratado con las nuevas drogas disponibles en la actualidad puede llegar a provocar la muerte por cirrosis y cáncer de hígado

Según la Organización Mundial de la Salud la enfermedad de la hepatitis C es “un gigante dormido” que en la actualidad ataca más personas que el sida y la tuberculosis.

A nivel mundial existen 240 millones de personas con infección crónica por hepatitis B y 150 millones con hepatitis C.

La hepatitis A y E son enfermedades transmitidas por los alimentos y por el agua. La B, C y D se contagian a través de líquidos corporales infectados, como la sangre, por contacto sexual, de madre a hijo durante el parto, o a través de material médico contaminado, especialmente en épocas donde no existían las agujas descartables.

La B y la C pueden provocar cirrosis hepática y cáncer y a su vez esta última es la principal causa de trasplante hepático en la mayor parte del mundo.

La vacuna de la hepatitis A forma parte del calendario nacional de vacunación y se aplica, en una única dosis, a los 12 meses de vida. En cuanto a la hepatitis B se aplica una dosis al recién nacido dentro de las 12 horas de vida y luego como parte de la vacuna quíntuple celular o pentavalente a los 4 y 6 meses de vida.

También se incorporó la vacuna contra la hepatitis B al calendario para todos los adultos y es aplicada de manera gratuita en hospitales públicos y centros de vacunación de todo el país. El virus de la hepatitis C es el único que hasta el momento no cuenta con una vacuna específica para prevenirlo.

El Día Mundial contra la Hepatitis se fijó el 28 de julio en honor del descubridor del virus B, Baruch Samuel Blumberg, Premio Nobel de Medicina, nacido ese día. La A.A.E.E.H., una organización científica sin fines de lucro que nuclea a hepatólogos de todo el país, una especialidad recientemente reconocida como tal por el Ministerio de Salud de La Nación, que se concentra en la cura de las hepatitis virales y de todo tipo de enfermedades hepáticas agudas y crónicas de cualquier severidad. Adhiere desde sus inicios a esta conmemoración dada la necesidad fundamental de generar conciencia de la enfermedad entre la población general.