“¿La obesidad es una enfermedad o es simplemente un cuadro clínico que conducirá a quien lo padece a ser un enfermo?”. Esta fue la pregunta en la que Máximo Ravenna, médico y psicoterapeuta especializado en obesidad y trastornos alimentarios, basó la charla.

El médico visitó la ciudad de Córdoba para inaugurar el centro terapéutico que lleva su nombre y que será la decimoquinta franquicia de su marca. En un diálogo con LatamSalud se refirió al ritmo de vida y a la oferta de alimentos que producen “sociedades gordas”.

¿Por qué se pregunta si la obesidad es una enfermedad?
Las últimas estadísticas indican que en Estados Unidos la obesidad y el sobrepeso representan al 75% de la población, 72% en Australia, 55% en Argentina y el 60% en Brasil.

Antes, los que tenían predisposición a la gordura representaban al 10% de la población, mientras que hoy son más de la mitad de los argentinos. Ese 10% podía bajar de peso y mantenerse, hoy se hace cada vez más difícil.

Hay obesos que todavía no están enfermos de ningún cuadro clínico; es decir, que tienen tendencia a engordar pero no tienen enfermedades cardiacas, coronarias, hepáticas, circulatorias, ni articulares. Entonces, ¿esa persona ya es un enfermo o es alguien que indefectiblemente terminará enfermo? Porque la obesidad no permite que nadie mantenga su salud.

Este es un debate que tuvo lugar en un congreso en Estambul y que me pareció muy importante para la charla.

¿Por qué cada vez cuesta más bajar de peso o mantener un peso correcto?
Por varias razones. Vivimos en un mundo en el que hay mucha distracción, agitación, aceleración, atención múltiple. Eso mantiene a las personas en un estado de tensión que, a la larga, conduce a realizar todo de manera automática. Las personas, por ejemplo, dialogan, trabajan y se divierten mientras comen.

Por otro lado, estamos en un mundo donde la gente cada vez se mueve menos, donde todo está automatizado, es electrónico y no obliga a las personas a moverse.

Además, la industria alimentaria generó una invasión marketinera, de cantidad y diversidad de alimentos. Es decir, vivimos en un mundo lleno de comida, donde es más común ser gordo que mantener un peso saludable.

¿Las mujeres quieren aprender a comer y mantener un peso saludable o quieren ser flacas?
Depende de muchos factores, pero es más común que vengan porque quieren ser flacas. Sin embargo, nuestra obligación es enseñarles a vivir se manera más sana y serena.

¿Existen personas que, para mantener un peso ideal, deber cuidarse toda su vida?
Todas las personas deben cuidar su alimentación, pero se sabe que hay quienes pueden ser flacos comiendo más de lo aconsejable.

Lo importante es saber que está mal vivir a dieta cuando no se ven resultados o por la obsesión de querer bajar dos kilos desesperantes. Y también está mal vivir siempre gordo. Tiene que haber un equilibrio.

En este sentido, es sumamente importante saber que todas las personas necesitan hacer deportes para descargar energías y estar bien.

El método.  El centro inaugurado en Córdoba -que lleva su nombre- será la 15ª franquicia de su marca. En el lugar, trabaja un grupo interdisciplinario de profesionales, médicos, nutricionistas y psicólogos que ofrecen tratamientos integrales para combatir la obesidad y otros desórdenes alimentarios.