Con ocasión del Día Mundial de la Salud 2012, la Organización Mundial de la Salud se centrará en la preparación de los dispensadores de atención de salud y las sociedades para atender las necesidades de unas poblaciones con más personas de edad que niños.

La población mundial de más de 60 años es de 893 millones. Se calcula que en 2050 alcanzará los 2 mil millones.

Según la OMS, una vida larga es signo de buena salud. Por lo tanto, el envejecimiento de la población -tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo- es un indicador de la mejora de la salud mundial.

Sin embargo, la tendencia positiva se acompaña de retos sanitarios especiales. Para la Organización, es imprescindible preparar los dispensadores de atención sanitaria y a las sociedades, para que atiendan las necesidades de las poblaciones mayores.

Estas preparaciones incluirían: formación de los profesionales sanitarios en la atención a estas personas, prevención y tratamiento de las enfermedades crónicas asociadas a la edad, formulación de políticas sostenibles en materia de atención a largo plazo, atención paliativa y desarrollo de servicios y entornos adaptados a las necesidades de las personas mayores.

La OMS calcula que en 2050 un 80% de las personas mayores vivirá en países menos desarrollados.