Con programas de vacunación y recursos propios, los países de las Américas lideran a nivel mundial la eliminación de enfermedades prevenibles como la viruela, la poliomielitis, el sarampión y la rubéola, y son también pioneros en la introducción de nuevas vacunas.

Según expertos en vacunación de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), que participan en la XIX Reunión del Grupo Técnico Asesor (GTA), las inmunizaciones previenen entre 2 y 3 millones de muertes de niños cada año a nivel global.

Algunos desafíos actuales se concentran en sostener una buena vigilancia y mantener las altas coberturas para evitar el reingreso de enfermedades eliminadas.

“Estamos viviendo el siglo de las vacunas y las Américas han estado al frente de este movimiento”, señaló el doctor Ciro de Quadros, presidente del GTA de la OPS/OMS que se reúne hasta el viernes en Buenos Aires para analizar los retos y desafíos de la vacunación en la región.

De Quadros destacó que la región es la primera en el mundo en erradicar la viruela y en eliminar la polio, la rubéola, la rubéola congénita y el sarampión, pero además, lidera la introducción de nuevas vacunas como las del rotavirus, el neumococo y HPV.

El experto, que fue director de la División de Vacunas e Inmunización de la Organización Panamericana de la Salud y es actualmente el vicepresidente ejecutivo del Instituto de Vacunas Sabin, sostuvo que la de las Américas es la única región del mundo en donde los programas de vacunación son propiedad de los países.

Destacó, también, cuatro objetivos para lograr mayor equidad en el acceso a las vacunas en el mundo, proceso que -según el experto-, las Américas pueden motivar a alcanzar:

  • Incentivar a organismos internacionales de desarrollo a aumentar sus recursos en apoyo a países más pobres, y promover en los productores la oferta de vacunas a menores precios también para los estados de ingresos medios.
  • Apoyar a los productores de economías emergentes para que aumente el acceso a vacunas de menores precios.
  • Promover y fortalecer mecanismos de compra solidarios como el Fondo Rotatorio de la OPS para la compra de vacunas, en todas las regiones de la OMS.
  • Reforzar y propiciar la apropiación de los programas nacionales de inmunizaciones por los países en el mundo, un llamado a salir del paternalismo.

Por su parte, el director adjunto de la OPS/OMS, Jon Andrus, recordó que hace más de 20 años realizó su primera visita a la Argentina cuando trabajaba para erradicar la polio dentro del Programa Ampliado de Inmunizaciones de la OPS/OMS y calificó de “impresionante” el progreso observado actualmente en el país.

“De las 16 vacunas que están hoy en el Programa de Inmunizaciones argentino, 10 fueron introducidas después del 2002”, felicitó.

Según Andrus, la vacunación es la mejor intervención costo efectiva de todas las intervenciones de medicina.