Si tu frase de cabecera es “No tengo tiempo”, si la idea de pensar en concurrir a un centro de estética una vez por semana te da dolor de cabeza, si nunca pudiste sostener una rutina de cuidado diario, no te desanimes. Ya no hay excusas, vos también podés lucir una piel perfecta este verano, con un tratamiento de tan sólo una sesión.

Con la llegada del verano la piel se vuelve protagonista, pero la celulitis, la mala alimentación, el daño acumulado por la exposición al sol y el envejecimiento natural, entre otros factores, hacen que muchas veces queramos ocultarla más que lucirla. Con poco tiempo y a punto de irnos de vacaciones nos sentimos condenadas al pareo o a usar una capelina que más que protegernos haga sombra a las imperfecciones. Si es este es tu caso, la solución es el Thermage.

El Dr. Néstor Vincent, director y fundador de la Clínica Ciencia Estética Quirúrgica, así lo explica: Es un tratamiento único, a diferencia de otras radiofrecuencias no se repite, y los resultados tienen una duración de hasta tres años. Se trata de una estimulación natural del colágeno, sin  inyecciones ni tiempo de inactividad. Produce una recuperación de las características jóvenes de la piel, como la retracción, la retención y la elasticidad perdidas con el tiempo y es posible realizarlo en cualquier época del año. La edad ideal para realizarlo es a partir de los 30 años. “

¿Cómo funciona? Utiliza tecnología de radiofrecuencia (RF), calentando las capas profundas de la piel, reafirmando el colágeno existente y estimulando su producción. Como resultado la textura de la piel recupera el tono perdido y la elasticidad dándole un aspecto natural más joven.

Una sola sesión: la sesión dura 45 minutos aproximadamente para el rostro y 90 minutos para las zonas más grandes del cuerpo como abdomen y piernas.

#noinvasivo: Sin cirugías ni inyecciones, estimula el colágeno naturalmente.

Resultados inmediatos y a largo plazo: Los efectos se ven de inmediato y pueden seguir mejorando hasta los siguientes seis meses. Los resultados pueden durar años según el estado de la piel y el proceso natural de envejecimiento.

Ventajas: se puede realizar en cualquier época del año, no necesita evitarse la exposición al sol como en los tratamientos con láser. Luego del tratamiento la mayoría de los pacientes retorna a la actividad normal inmediatamente.

Este tratamiento seguro y no invasivo puede utilizarse en todo tipo de pieles  y según afirma el Dr. Vincent: “Únicamente está contraindicado en caso de pieles extremadamente  fotoenvejecidas, donde si bien puede responder a la retracción, no hay un resultado evidenciable.”