El viceministro de Salud de Bolivia, Martín Maturano, afirmó que los esfuerzos de las autoridades de salud estarán centrados en el control preventivo y la protección de las personas que hayan recibido las prótesis PIP.  “Se ofrecerán cirugías gratuitas para retirar esas prótesis si las afectadas así lo demandan”, dijo.

Según cifras oficiales, en Santa Cruz, habría un mayor número de casos. En esta localidad la Asociación de Cirujanos Plásticos y el Servicio Departamental de Salud (SEDE) ya firmaron un acuerdo para retirar dichas prótesis sin costo alguno.

“Vamos a apoyar a los Servicios Departamentales de Salud en temas técnicos y jurídicos, y, en algunos casos, se harán relevamientos en terreno para verificar que se está haciendo el seguimiento que, por norma, deben hacer los SEDES”, señaló Maturano, en referencia al organismo designado por el Ministerio para llevar a cabo las comprobaciones de los centros estéticos.

La supervisión comprenderá la revisión de la infraestructura de los establecimientos que proporcionen servicios de salud estética, la verificación de que estén a cargo de profesionales idóneos y el empleo de insumos médicos autorizados, según dijo el viceministro.

 El caso. El Gobierno francés recomendó hace unas semanas retirar “a título preventivo” los implantes mamarios de la marca Poly Implant Prothese (PIP) debido al riesgo de cáncer, luego de que las autoridades reportaran ocho casos de la enfermedad.

En Bolivia sólo tres empresas (Silplas, Inducom y Lombardozzi) tienen autorización para la importación de implantes mamarios y son, en su mayoría, de origen chino y brasilero.

“Las prótesis francesas ingresaron a Bolivia de manera ilegal, por lo tanto, sus importadores incurrieron en delitos de contrabando y atentado directo a la salud, ambos tipificados en la legislación penal”, comentó el viceministro.

En Bolivia se realizan mensualmente unas 100 cirugías de implantes mamarios. Sin embargo, no existen datos oficiales sobre el número de mujeres que habrían recibido las prótesis de la polémica.

Fuente: AFP