La información que ha surgido sobre implantes mamarios potencialmente defectuosos fabricados por la compañía francesa Poly Implant Prothèses (PIP) ha generado preocupación y temor en muchas mujeres.

En sus doce años de operación, la compañía exportó unas 300 mil prótesis, principalmente a Sudamérica y Europa.

Aquí, algunas respuestas a los principales interrogantes sobre el tema, elaboradas por la cadena de noticias BBC.

¿Cómo y cuando se descubrió el riesgo potencial de los implantes PIP?
Una investigación llevada a cabo en 2010 por la Sociedad de Cirujanos Plásticos de Francia encontró que los implantes PIP mostraban un grado mucho más alto de ruptura que otros implantes y que la silicona utilizada en su producción no era apta para uso médico.

En marzo de ese año, las autoridades francesas suspendieron el uso, comercialización, distribución y exportación de dichos implantes y la compañía fue declarada insolvente.

Ese mismo año, un estudio de la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos y Estéticos (BAAPS), realizado en el Reino Unido, encontró que los implantes PIP estaban hechos de silicona industrial destinada a la producción de colchones. Esa sería la causa de que las prótesis PIP -las más baratas del el mercado- presentaran una mayor probabilidad de ruptura durante el primer año de implantadas.

¿Cuál es el riesgo que tienen las mujeres a quienes les implantaron las prótesis PIP?
Algunos informes han vinculado la ruptura de estos implantes con un mayor riesgo de cáncer, pero tanto las autoridades de salud de Francia como las del Reino Unido, han descartado la posibilidad.

En Francia, las autoridades recomendaron retirar las prótesis a as 30 mil mujeres que, se sospecha, recibieron los implantes.
El ministro de salud de ese país, Xavier Bertrand, señaló que se trataba sólo de una medida preventiva.

“Hasta ahora, no se ha encontrado evidencia que vincule las prótesis con un mayor riesgo de cáncer”, afirmó. Sin embargo, la medida se tomó luego de que un estudio del Instituto Nacional de Cáncer en Francia revelara la potencial toxicidad del gel de los implantes PIP.

El gobierno francés estableció, además, que las mujeres que decidan no retirar sus implantes deberán someterse a análisis de ultrasonido cada seis meses.

¿Por qué el Reino Unido no recomienda su extracción?
Tras el anuncio de Francia, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Médicos (MHRA) del Reino Unido emitió una declaración en la que afirmó que no hay evidencia de una extracción rutinaria de los implantes PIP.

“Reconocemos la preocupación de las mujeres que tienen estos implantes, pero actualmente no hay evidencia de ningún incremento en los incidentes de cáncer asociados a estos implantes, ni de tasas de ruptura desproporcionadas de las prótesis”, afirmó el organismo.

En Francia, los informes señalan una tasa de ruptura de los implantes del de 5%. Pero la MHRA -que llevó a cabo su propia investigación- encontró que la tasa de ruptura en el Reino Unido fue del 1%, tasa similar a la que informan otros países.

“No creemos que los riesgos asociados a una cirugía de extracción de implantes mamarios pueda ser justificada sin tener más evidencia”, concluyeron.

¿Por qué algunos informes vinculan estos implantes con riesgo de cáncer?
Estudios anteriores encontraron un pequeño incremento en el riesgo de una rara forma de cáncer llamada linfoma anaplástico de células grandes (LACG), pero éste riesgo se ha visto con todos los implantes mamarios, y no sólo con los PIP.

Este vínculo no es nuevo. Los implantes de silicona han tenido desde sus inicios una historia muy polémica.

Hace más de una década la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos presentó una investigación detallada que mostró que las mujeres con implantes podían tener un mayor riesgo, aunque bajo, de desarrollar LACG en los tejidos adyacentes al implante. El país impuso una moratoria de 14 años (que terminó en 2006) en el uso de implantes de silicona.

Actualmente, el comité del Instituto de Cáncer francés afirma no haber encontrado ningún incremento adicional en el riesgo de LACG con los implantes PIP, comparado con el de otros implantes.

¿Qué debe hacer una mujer que recibió implantes mamarios PIP?
Según la BAAPS en el Reino Unido, lo primero es no entrar en pánico. El consejo de la Asociación es consultar al cirujano que implantó las prótesis para que él lleve a cabo un monitoreo que pueda indicar la mejor medida a seguir.

Cerca del 95% de las cirugías de implantes mamarios se llevan a cabo por motivos estéticos, el otro 5% es por necesidad clínica después de una mastectomía por cáncer.

Aunque el gobierno francés pagará la extracción de los implantes PIP, sólo financiará los nuevos implantes en pacientes con mastectomía.

Los expertos han manifestado que, no obstante, la cirugía de extracción también conlleva riesgos. “Una cirugía requiere anestesia y, por tanto, conlleva un grado de riesgo”, expresó el ministro de salud británico Andrew Lansley.

Lo anterior permite suponer que muchas mujeres, quizás, preferirán mantener sus implantes. Al respecto, Nigel Mercer, expresidente de la BAAPS, dijo a la BBC que en los casos en que las mujeres no tengan ruptura en sus prótesis, se sentirán bien sólo con un monitoreo regular, otras quizás deseen una extracción de las PIP incluso si no tienen síntomas.

“Si una mujer está preocupada, o experimenta cambios inusuales en las mamas, debe consultar a su cirujano para discutir las opciones”, agregó.

Las opciones incluyen someterse a un escáner para determinar si hay debilitamiento o ruptura de prótesis. “Si esto ocurre, reiteramos nuestra recomendación de someterse a una extracción de ambos implantes”, expresó Fazel Fatah, cirujano plástico y presidente de la BAAPS.

Fuente: BBC