Los ojos secos se presentan cuando las lágrimas, que son una mezcla de agua, aceites grasos y mucosidad, no lubrican suficientemente a los ojos. La razón es que los ojos no producen suficientes lágrimas o que estas son de mala calidad. El envejecimiento es una causa común de los ojos secos, pero algunas enfermedades y medicamentos también pueden derivar en sequedad de los ojos.

Algunas personas que sufren de ojos secos encuentran alivio sin necesidad de comprar ningún tratamiento especial ni colirio. Una alternativa es aplicar en los ojos compresas, sea un paño tibio o un antifaz de perlas caliente, durante 10 minutos; luego, se lava suavemente las pestañas y párpados con un champú suave diluido en agua.

Al destapar los poros taponados de las glándulas sebáceas en los bordes del párpado, el aceite del párpado puede deslizarse libremente por la superficie del ojo para formar una capa protectora, muy similar a la brillante capa aceitosa que queda en los charcos de los estacionamientos después de la lluvia. Esto puede demorar unos días hasta ser de provecho, pero impide a las lágrimas evaporarse muy rápido.

Si ni las compresas calientes ni frotar los párpados funciona, entonces se puede considerar un colirio; pero evite aquellos que dicen reducir el enrojecimiento del ojo porque el consumo prolongado de ese tipo de colirios puede causar irritación y, en su lugar, use lágrimas artificiales. Algunas lágrimas artificiales tienen conservantes para prolongar su período de validez, lo cual puede provocar irritación cuando se las usa más de cuatro veces al día. Para una aplicación más frecuente, intente con gotas sin conservantes, las cuales vienen en paquetes con múltiples envases individuales de aplicación única y que se desechan una vez usados.

Los ungüentos para los ojos tienen una consistencia espesa y recubren el ojo, lo que alivia la sequedad durante un período largo. Debido a que estos productos pueden temporalmente hacer borrosa la visión, es mejor usarlos justo antes de acostarse a dormir.

Cuando los colirios de venta sin receta médica no sirven, hay que consultar al oftalmólogo. A veces, puede ser necesario primero tratar un problema subyacente, tal como el síndrome de Sjögren o la rosácea. Además, si los medicamentos que toma para otra afección son la causa de la sequedad de los ojos, el médico puede hablar con usted respecto a si ayudaría cambiar la prescripción.

Cuando la causa del ojo seco es alguna inflamación en la superficie ocular, posiblemente se la pueda controlar con las gotas de venta bajo prescripción que contienen el medicamento inmunosupresor ciclosporina (Restasis). Este medicamento puede requerir de varios meses de uso regular, antes de que los síntomas mejoren.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos recientemente autorizó un nuevo tipo de colirio, el lifitegrast (Xiidra), que funciona un poco más rápido que la ciclosporina. El lifitegrast también sirve para reducir la inflamación de la superficie del ojo, aunque lo hace de forma diferente a la ciclosporina.

Existen también otras alternativas que pueden brindar alivio a los ojos secos. Algunos ejemplos son los tapones para los conductos lagrimales que impiden la salida de las lágrimas, los implantes que se disuelven en el ojo, otros medicamentos y ciertos procedimientos que ayudan a aumentar la humedad en el ojo. En ocasiones, hasta usar un tipo especial de anteojos puede ayudar a reducir la sequedad del aire ambiental.

Converse con su médico para determinar la causa de la sequedad de sus ojos, puesto que esa persona podrá recomendarle el tratamiento correcto para su situación. (Adaptado de Mayo Clinic Health Letter).