Una de las preocupaciones y motivos más frecuentes de consulta a los pediatras es el estreñimiento de los niños.

Según los especialistas, el estreñimiento característico de la primera etapa de la vida de los niños puede darse por tres razones: pasar de la lactancia materna a la artificial, la “crisis del pañal” (que se registra alrededor de los 2 años) y el inicio de la vida escolar.

Según Santiago Garcia Tornel, pediatra asociado del Hospital Sant Joan de Deu (Barcelona), los recién nacidos muchas veces pueden aparentar estreñimiento porque hacen fuerza con el abdomen y se ponen colorados al defecar.

Sin embargo, para el especialista, esto generalmente se debe a la poca fuerza que tienen, mas no significa que tengan estreñimiento.

Se habla de estreñimiento cuando se está ante la presencia de heces duras, compactas y difíciles de evacuar.
 
El estreñimiento genera un círculo vicioso por el cual el niño no quiere ir al baño porque le duele, y eso empeora la situación.

Según los expertos, el proceso de dejar el pañal suele influir, y mucho, en la aparición de estreñimiento. Por eso recomiendan que el cambio debe realizarse cuando el niño esté preparado (alrededor de los 2 años) y de forma paulatina.

Si se retira el pañal de golpe, el niño se sentirá incómodo y presentará más dificultades para hacer sus deposiciones.

El niño debe tomarse su tiempo para ir al baño, sentarse y estar cómodo. De todas formas, es importante que el adulto controle si evacua, o no, la forma y la cantidad de las deposiciones.

Es recomendable buscar un momento del día para que el niño pueda sentarse y estar tranquilo y, así cultivar el hábito de defecación.

No es bueno que el niño se aguante las ganas de ir al baño porque si no el intestino acaba por perder la sensibilidad y llega a albergar heces durante días (encopresis).

Alimentación. El papel de los padres es esencial a la hora de inculcar la costumbre de comer verduras y frutas. Incluso pueden jugar con el aspecto de los alimentos para hacer que parezcan más atractivos. Los padres deben “educar con el ejemplo” consumiendo alimentos saludables y ricos en fibra, y también haciendo ejercicio.

¿Medicación? El tratamiento farmacológico se recomienda cuando se trata de un cuadro real de estreñimiento del niño. No hay que tener miedo a que éste se acostumbre a los supositorios. Siempre que sean necesarios se deben suministrar.

Fuente: Vivir mejor