Dolor de espalda, ojos cansados e irritados, pies dormidos. Son algunas de las afecciones más comunes que se presentan en las personas cuyos trabajos les demandan largas horas frente a la computadora.

Trabajar con una computadora precaria, en un espacio inadecuado, o no contar con un buen equipamiento, puede causar serios problemas de salud.

Pantalla.  El monitor -o pantalla- debe ubicarse a no menos de 50 cm de la nariz, situado de tal manera que los ojos apunten en una dirección de 30 grados hacia arriba. Esto permite, entre otros beneficios, que los músculos del cuello permanezcan relajados.

La pantalla debe estar libre de destellos. Los caracteres deben ser claros y fácilmente legibles. Si es necesario se puede utilizar un filtro antirreflex.

Teclado. El teclado debe estar cerca del cuerpo. Mientras más se deba extender los brazos, más se curvará la espalda.

Existen almohadillas que protegen las muñecas y previenen el síndrome del túnel carpiano, una enfermedad característica de quienes deben trabajar muchas horas con teclado y mouse.

Escritorio y silla. Debe haber espacio suficiente para las piernas bajo el escritorio. La silla debe ser ajustable a la altura e inclinación de la persona. Una silla cómoda no sólo beneficia el cuello y la espalda, sino también las piernas.  

La altura del escritorio también debe ser ajustable. Los expertos hablan de un rango de entre 60 y 80 cm. Una mesa demasiado alta obliga a elevar la silla hasta que los pies no toquen el suelo, generándoles cansancio y falta de circulación.

Luz. La luz del sol y su reflejo sobre la pantalla producen estrés. Se debe contar con persianas o cortinas que permitan regular en ingreso de luz solar.

El lugar de trabajo debe contar con buena ilumiación artificial, regulable, sobre todo si se trata de un trabajo nocturno.

Cuerpo y ojos. La postura corporal debe ser lo más erguida posible. Durante el tiempo de trabajo, la persona debe cerrar y abrir sus ojos en intervalos de tiempo considerables, para motivar la lubricación y relajar los músculos oculares.  Los ojos cansados pueden producir fuertes dolores de cabeza.