Las enfermedades cardiovasculares se cobran 17,3 millones de vidas al año. Así lo destaca la Organización Mundial de la Salud.

Este tipo de patologías se deben a trastornos del corazón y los vasos sanguíneos, entre ellos, las cardiopatías coronarias (ataques cardiacos), las enfermedades cerebrovasculares (apoplejía y ACV), el aumento de la tensión arterial (hipertensión), las vasculopatías periféricas, las cardiopatías reumáticas, las cardiopatías congénitas y la insuficiencia cardiaca.

Se estima que el 80% de las muertes ocasionadas por estas enfermedades, podrían evitarse controlando los principales factores de riesgo: tabaquismo, dieta inadecuada e inactividad física.

El pasado 29 de septiembre se celebró el Día mundial del Corazón. Bajo el lema “Un mundo, un hogar, un corazón”, la Federación Mundial del Corazón quiso hacer un llamado para que las personas reduzcan su propio riesgo de enfermedades cardiovasculares y el de sus familias.

 “Pedimos a la gente que se haga cargo de la salud cardiovascular de sus hogares eligiendo comida saludable, incrementando la actividad física y diciendo no al tabaco”, señala la Federación Mundial del Corazón.

En colaboración con la OMS, la Federación organizó -en más de 100 países- controles de salud, caminatas, carreras, sesiones de gimnasia, charlas públicas, representaciones teatrales, foros científicos, exposiciones, conciertos, festivales y torneos deportivos.

Con las actividades organizadas cada año, se intenta que la gente conozca mejor los métodos para reducir al mínimo los factores de riesgo.