Bajo el lema “la salud añade vida a los años”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elegido abordar el envejecimiento en el Día Mundial de la Salud, que se celebra hoy, para mostrar cómo la buena salud durante toda la vida puede ayudar a tener una vida plena y productiva en la vejez.

Según estimaciones del Organismo, en el año 2020, las Américas tendrán 200 millones de personas mayores, casi el doble que en 2006 y con más de la mitad viviendo en América Latina y el Caribe. Para 2025, el 69% de quienes nacen en Norteamérica y el 50% de los que nacen en América Latina vivirán más de los 80 años.

El aumento en la esperanza de vida, y el crecimiento de la población mayor, trajo consigo una transición en la salud que se caracteriza por un aumento en las enfermedades no transmisibles (enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes, entre otras), la discapacidad, y una demanda más grande en el cuidado de salud.

En la mayor parte de la región, los adultos mayores suelen vivir sus últimos siete o nueve años de vida con mala salud. “En los próximos años la situación demográfica de la región ofrecerá una ventana de oportunidad para enfocarse en un envejecimiento saludable. Con adecuadas inversiones sociales y de salud podrá lograrse, no sólo una longevidad sana y activa, sino además que el envejecimiento de la población no signifique una carga económica para el desarrollo de los países”, dijo Mirta Roses Periago, Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El reto para los países de las Américas es que haya vidas más largas, activas y saludables. Para lograrlo, las prioridades son:

  • Promover la salud durante el curso de vida.
  • Redefinir el envejecimiento.
  • Asegurar el acceso a la atención primaria en salud y a cuidados a largo plazo.
  • Crear ambientes amigables para personas mayores para fomentar su salud y su participación en la sociedad.

“Las personas mayores sanas e independientes son un recurso invaluable para el desarrollo y contribuyen al bienestar de la familia,  la comunidad y la sociedad en general”, afirmó Enrique Vega, Asesor en Envejecimiento Saludable de la OMS.

“La democratización de la longevidad, y el incremento de la oportunidad de vivir hace imprescindible adquirir nuevos conceptos sobre el envejecimiento, acompañados por enfoques de derecho, desarrollo y participación, que determinen la práctica de la medicina y la salud pública”, añadió.

Según Roses Periago, para la OPS y para sus países miembros, este será el inicio de todo un año de reflexión, trabajo y celebración, dedicado a promover no sólo una larga vida, sino también  una vida saludable y activa para los habitantes de nuestra región. 

El Día Mundial de la Salud se celebra cada 7 de abril para recordar la fundación de la Organización Mundial de la Salud en 1948. Para conmemorarlo la OMS/OPS organizan distintos eventos en los países de la región con el objetivo de promover el intercambio de ideas y alianzas para generar acciones que aseguren un envejecimiento saludable.