Algunos casos y tipos de cáncer están relacionados con una mala alimentación. Existen alimentos cuyas propiedades protegen el organismo y ayudan a prevenir esta enfermedad.

Oliva. El aceite de oliva mantiene sanas y flexibles las venas, arterias y oxigena los tejidos.

Tomate. El tomate es rico en licopeno (sustancia también presente en otras frutas y verduras de color rojo). Está demostrado que protege el organismo contra el cáncer de colon y próstata.

Yogur. Los lactobacilos que contiene protegen la flora intestinal y evitan la acumulación de toxinas.

Legumbres. Su alto contenido en fibra es esencial para prevenir el cáncer de colon.

Arroz integral. Contiene inhibidores de la proteasa, lo que retrasa la aparición de la enfermedad y protege contra ella. Además, agiliza el tránsito intestinal.

Té verde.  Es rico en polifenoles, con un alto poder antioxidante, y anti radicales libres. Es rico en vitaminas y calcio.

Pescado. Los ácidos grasos omega-3 presentes en el pescado ayudan a prevenir el cáncer de mama.

Ajo. Tanto el ajo como la cebolla ayudan a depurar el hígado y favorecen la liberación de toxinas de la sangre y los tejidos protegiendo las células.

Soja. Es muy efectiva contra los tumores de mama y ovarios.

Verduras y frutas. Las verduras y las frutas son el común denominador de una dieta equilibrada. Brócoli, repollo, coliflor y alcauciles, contienen un compuesto que refuerza las defensas y protege las células. Los cítricos y los frutos rojos contienen un gran poder antioxidante que protege las células y la circulación sanguínea.