Una investigación de la Organización Mundial de la Salud demostró que las enfermedades no contagiosas son las responsables de las dos terceras partes de las muertes en el mundo.

El estudio indica que más de 36 millones de personas en el mundo mueren de enfermedades no trasmisibles como las cardíacas, respiratorias, cáncer, diabetes. El 80% de esas muertes se registra en países de medianos y bajos recursos.

El  tabaco, los malos hábitos alimenticios, la falta de actividad física, el stress y el alcohol son las causas principales de dichas patologías. Aunque  la mayoría de las enfermedades se encuentran en aumento, el estudio permite concluir que muchas de esas muertes son prevenibles, incluso con campañas de concientización.