Hace 14 días que más de 700 pacientes del Hospital Borda no tienen gas ni agua caliente. A eso se le suma que los 10 termotanques y 20 anafes eléctricos no pueden ser utilizados si antes no se refuerza la línea eléctrica.

“Esta situación se denunció hace dos años”, aseguró el secretario general de la Asociación de Profesionales del Borda, Gabriel Cavia.

La presidenta de la Comisión de Salud Mental, Maria Elena Naddeo, aseguró que “están dejando morir el hospital” y que la actitud de los funcionarios del gobierno al tratar de responsabilizar a terceros -por la rotura o daño de cosas que están funcionando medianamente bien- es una manera de desresponsabilizar al propio Ministerio de Salud porteño.

“Queremos que se repare rápidamente el sistema de gas y que den una solución a las filtraciones de líquidos cloacales  en el sótano de la cocina y a la falta de agua caliente”, expresó Naddeo.

El sub secretario de Atención Integrada de la Salud del Gobierno de la Ciudad,  Néstor Pérez Baliño,  reconoció que “no hubo un mantenimiento adecuado” y prometió realizar los controles y las reconexiones necesarias.