Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 35,6 millones de personas viven actualmente con demencia en el mundo. El Organismo calcula que en dos décadas la cifra se duplicará alcanzando unos 65,7 millones de casos.

Las estimaciones, que hacen parte de un informe publicado conjuntamente con la organización Alzheimer’s Disease International,  calculan que la situación ya es preocupante, en especial, para los países de medianos y bajos ingresos como los de América Latina donde la población vive más y nace menos.

Según el informe, actualmente el  8,5% de la población mayor de 60 años vive con demencia en la región, una de las prevalencias más altas del mundo.

En la actualidad, tratar y cuidar a los pacientes con demencia cuesta  más de 600 millones de dólares al año. “El drástico incremento en el número de casos de la enfermedad, impondrá una enorme carga a los servicios de salud”, afirma la OMS.

Factores de riesgo. Aunque la vejez es el principal factor de riesgo de la demencia, no implica que ésta sea una parte normal del proceso de envejecimiento.

Tal como señala el informe, en muchos países hay una enorme falta de información y entendimiento sobre la enfermedad, lo cual contribuye al estigma que resulta en un retraso en el diagnóstico y tratamiento del paciente.

La demencia es un síndrome que incluye distintas enfermedades, a menudo crónicas y progresivas, que  afectan la memoria, el pensamiento, la conducta y la capacidad de realizar las actividades de la vida diaria.

Prevención. Según el informe sólo ocho países en el mundo han establecido programas nacionales para la demencia, ninguno en América Latina.

Sin embargo, varios países en la región, como Brasil, ya están pensando en cómo controlar la situación y manejar los cuidados a largo plazo.

La OMS calcula que para el año 2050 habrá 115 millones de personas viviendo con demencia en el mundo, pero -según la organización-  las cifras podrían ser mucho más altas porque actualmente, incluso en los países de altos ingresos, sólo entre 20 y 50% de los casos son rutinariamente reconocidos de forma adecuada.