Un grupo de investigadores estadounidenses trabajan en una prometedora inyección que actúa inhibiendo la función de una hormona encargada de incrementar el metabolismo y el aumento de peso.

El estudio, publicado en la revista Journal of Animal Science and Biotechnology, reveló que al probar la inyección en ratones, que durante varias semanas habían sido alimentados con una dieta alta en grasas, los animales mostraron una pérdida del 10% de su peso al cabo de 10 días.

Los investigadores se centraron en el estudio de la somatostatina, cuya función es limitar la producción de la hormona de crecimiento y del factor de aumento insulínico.

Estos dos compuestos incrementan el metabolismo, lo cual deriva en el aumento de peso. Sin embargo, la inhibición de su función puede llevar a perder peso.

Vacuna. Los científicos crearon la vacuna con esta hormona modificada. Con ella, buscan estimular al sistema inmune a producir anticuerpos contra la somatostatina, sin interferir con las hormonas de crecimiento.

“Es algo similar a tratar de perder peso mientras comemos una bolsa de papas fritas”, expresa Keith Haffer, encargado del proyecto.

 El investigador aclara que aunque se necesita llevar a cabo más estudios para analizar sus implicancias a largo plazo, el tratamiento de la obesidad humana con una vacuna podría ofrecer a los médicos una alternativa libre de fármacos y cirugías contra la epidemia del peso corporal.

Fuente: Periodismolibre.com