La Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC), miembro de la Unión Internacional para el Control del Cáncer (UICC), lleva adelante la campaña “Disipar los Mitos y las Ideas Equivocadas sobre el Cáncer”, en el marco del Día Mundial Contra el Cáncer.

Un tercio de los casos de cáncer podrían prevenirse.
Según la UICC, “a menos que se tomen medidas con carácter urgente para generar conciencia sobre el cáncer y elaborar estrategias prácticas para combatir la enfermedad, seguirá habiendo
millones de muertes. Se estima que el número de casos de cáncer y de muertes relacionadas en todo el mundo se duplicará en los próximos 20 a 40 años, con la mayor repercusión en los países de ingreso bajo y medio, es decir, los menos preparados para hacer frente al impacto social y económico de la enfermedad”.

Los mitos más frecuentes:

Mito 1: El cáncer es sólo un problema de salud

El cáncer no es sólo un problema de salud. Tiene enormes repercusiones en el ámbito social
y económico, en el desarrollo y en los derechos humanos.

• El cáncer es una causa y un resultado de la pobreza. Los efectos negativos repercuten en la
capacidad de las familias de generar ingresos por los altos costos de los tratamientos. Al mismo tiempo, la pobreza y la falta de acceso a la educación y a la atención de salud incrementan los riesgos de contraer cáncer y morir de esta enfermedad.
• El cáncer pone en riesgo las mejoras en materia de salud de la mujer e igualdad de género.
Tan solo dos tipos de cáncer, el de cuello uterino y el de mama, producen más de 750 mil
muertes al año, y gran parte de estas muertes ocurre en los países en desarrollo.

Mito 2: El cáncer es una enfermedad de ricos, personas mayores y países
desarrollados

El cáncer es una epidemia mundial que afecta a personas de todas las edades y los grupos
socioeconómicos, pero la incidencia en los países en desarrollo es mucho mayor.

• Hoy en día, el cáncer cobra más muertes en todo el mundo que el VIH/SIDA, la tuberculosis y
el paludismo juntos. De los 7,6 millones de muertes mundiales por cáncer en 2008, más del
55% se produjeron en las regiones menos desarrolladas del mundo.
• Aproximadamente el 50% de las personas diagnosticadas con cáncer en los países en
desarrollo son menores de 65 años.
• Las diferencias demográficas se correlacionan en forma directa con los factores de riesgo
comunes del cáncer, tales como la mala nutrición, el tabaquismo, el sedentarismo y el abuso del
consumo de alcohol.
• Existen desigualdades enormes en el acceso al alivio del dolor; más del 99% de las muertes
con dolor y sin tratamiento se producen en los países en desarrollo.
Mito 3: El cáncer es una sentencia de muerte

Ahora se pueden curar muchos tipos de cáncer que antes eran considerados una sentencia
de muerte, y el tratamiento del cáncer es eficaz para muchas más personas.

• Con pocas excepciones, casi todos los tipos de cáncer en etapa temprana son menos letales y
tienen más posibilidades de tratamiento que aquellos en etapas avanzadas.
• En los países con más de una década de experiencia en programas organizados de detección
del cáncer de mama, se ha reducido de manera significativa la mortalidad por este tipo de
cáncer.
• Es falso que las soluciones para el cáncer sean demasiado complejas y costosas para los
países en desarrollo.

Mito 4: El cáncer es mi destino

Un tercio de los tipos de cáncer más comunes pueden prevenirse si se aplican las
estrategias correctas.

• Las políticas y los programas mundiales, regionales y nacionales que promueven estilos de
vida sanos pueden reducir significativamente el cáncer provocado por factores de riesgo como
el alcohol, la dieta malsana o el sedentarismo. Con una dieta más saludable, actividad física, y
un peso corporal saludable, se podría prevenir alrededor de un tercio de los tipos de cáncer
más comunes.
• Siguiendo las tendencias actuales, se estima que el uso del tabaco podría matar a unos 1.000
millones de personas en el siglo XXI. Es fundamental hacer frente al consumo de tabaco, pues
es el responsable del 71% de las muertes por cáncer de pulmón, y de no menos del 22% de
todas las muertes por cáncer.
• En muchos países en desarrollo, los falsos conceptos sobre el diagnóstico y tratamiento, y el
estigma asociado con el cáncer favorecen la búsqueda de tratamientos alternativos en lugar de
un tratamiento estándar; en otros casos, directamente se evita el tratamiento. Es fundamental
comprender y responder a las creencias y prácticas culturales.
• Los pacientes que padecen algún tipo de cáncer curable en el mundo desarrollado sufren y
mueren innecesariamente debido a la falta de conocimientos, de recursos y de acceso a
servicios de atención del cáncer de calidad, asequibles y eficaces, que permiten hacer un
diagnóstico precoz, y recibir atención y tratamiento adecuados.