El estudio “Una visión actualizada de la salud bucal en América del Sur”, llevado a cabo en varios países de la región, reveló que el 65% de las personas tiende a creer que salud bucal significa no tener caries.

Según los especialistas en la materia, esa creencia es errónea y desconoce la evidencia científica que adjudica a males como las caries o las gingivitis, problemas de órganos vitales como el corazón.

Según la Asociación Americana del Corazón, las bacterias que causan los más comunes problemas bucales llegan a través del torrente sanguíneo hasta las arterias coronarias que irrigan el corazón, y contribuyen a su estrechamiento de la misma forma en que actúa el colesterol.

De hecho, la Asociación incluye la enfermedad periodontal como factor de riesgo de problemas cardiovasculares.

No obstante, la mayoría de las personas no tiene hábitos adecuados de higiene oral. Se estima que en la región, nueve de cada diez personas tienen gingivitis o periodontitis  causadas por bacterias que al acumularse generan infecciones que afectan las encías y las estructuras de soporte de los dientes.

Prevención. Las afecciones bucales no solo causan mal aliento y dolor, sino la pérdida de los dientes, problemas en los huesos y tejidos en la boca.

Un correcto cepillado tres veces al día, el uso diario de seda, el enjuague bucal  y visitas  al odontólogo al menos cada seis meses, son la mejor forma de prevención.

Síntomas. Existen algunos síntomas y señales  que requieren atención.

Color. Manchas o puntos marrones pueden ser fruto de la pigmentación causada por los alimentos. Esto se soluciona con una adecuada limpieza.

Encías inflamadas. Son señal de gingivitis (causada por la acumulación de bacterias) o periodontitis, que pueden llegar a comprometer el diente y el hueso.

Sangrado. Se tiende a pensar que se debe a un cepillado enérgico, pero no es normal. Puede deberse a la acumulación de placa o problemas en las encías.

Mordida. Aunque es más común en niños, se trata de personas que no pueden cerrar bien la boca al comer o que mastican con problemas.

Dientes flojos. La separación y el movimiento de los dientes puede ser señal de un problema periodontal que requiere una visita urgente al especialista.

Dientes desportillados. Los bordes rotos y la pérdida del esmalte pueden causar enfermedades fáciles de corregir o problemas en la raíz y la corona del diente.

Sensibilidad. Se produce al contacto con alimentos y líquidos muy fríos, muy calientes o ácidos. Puede ser síntoma de caries o de retracción de las encías.

Lengua. Los cambios en el color o en la textura de la lengua pueden significar que hay problemas digestivos o de acumulación de placa bacteriana.
 
Mal sabor en la boca. El mal aliento ocurre cuando se acumula placa bacteriana o cálculo dental, pero puede deberse a otros males.

Cualquiera de estos signos amerita la inmediata consulta con el especialista.

Asesoró: Fernando Ospina, odontólogo y profesor de la Facultad de Odontología de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá (Colombia)