La fibrilación auricular es el tipo de arritmia cardíaca más frecuente y afecta al 1% de la población.

Durante una fibrilación auricular, las cavidades superiores del corazón no bombean toda la sangre dentro de los ventrículos (cavidades inferiores). Ésto provoca una acumulación de sangre que, en algunos casos, puede dar lugar a la formación de un coágulo. Si este coágulo se desprende y viaja hasta el cerebro, puede causar un accidente cerebrovascular (ACV).

La fibrilación auricular aumenta con la edad hasta que llega a un 10% en personas mayores de 80 años. De esta manera se hace crucial el  tratamiento preventivo con fármacos antitrombóticos para evitar el ACV relacionado con fibrilación auricular.

El 19 de mayo se presentó en la ciudad de Buenos Aires el primer antitrombótico oral de la nueva generación de fármacos anticoagulantes que ha demostrado una gran efectividad.

Se trata de dabigatrán etexilato, un inhibidor oral directo y reversible de la trombina. Es un medicamento de una dosis oral fija diaria, que evita la carga asociada a las inyecciones, no requiere monitoreo de coagulación ni posee interacción con alimentos.

La presentación estuvo a cargo de Marcelo Guillermo Casey, hematólogo de  la Clínica Olivos y del Instituto Fleni; John Eikelboom, hematólogo del Servicio de Tromboembolismo en el Hospital general de Hamilton y profesor asociado del Departamento de Medicina de la Universidad McMaster; Carlos David Labadet, cardiólogo, jefe de la Sección Electrofisiología, Marcapasos y Holter del Hospital Municipal Dr. Cosme  Argerich, revisor de la Revista internacional American Journal of Cardiology; y Luciano Sposato, neurólogo, director del Centro de Stroke del Instituto de Neurociencias de Fundación Favaloro y profesor de Universidad Favaloro, director del Departamento de Neurología del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO).

El Dabigatrán etexilato ha demostrado, en el estudio clínico RE-LY, una eficacia superior a la warfarina (actual standard de tratamiento antitrombótico en pacientes con FA).

Más sobre la fibrilación auricular. La incidencia de la fibrilación auricular está aumentando en todo el mundo. Ésto se relaciona con el envejecimiento de la población.

Es la causa más frecuente de internaciones cardiológicas por arritmias en la práctica clínica. La FA es una enfermedad potencialmente mortal y supone una carga importante para pacientes, médicos y sistemas de salud.

Muchos pacientes con fibrilación auricular pueden no tener síntomas y no son consientes de su afección. Quienes sí experimentan síntomas padecen palpitaciones, fatiga, delibilidad y mareo, desmayo, dificultad para respirar y dolor en el pecho.

Uno de cada mayor de 40 años desarrollará fibrilación auricular a lo largo de su vida. Estos pacientes se encuentran en mayor riesgo de desarrollar trombos y padecer un ACV.

Los ACV relacionados con fibrilación auricular tienden a ser más graves, con aumento de la probabilidad de muerte y discapacidad, y los consiguientes costos para la sociedad y cargas para el sistema de atención de la salud.