Los primeros años de vida son una etapa fundamental en el desarrollo del niño, en ella se produce el mayor crecimiento.

Para lograr su máximo potencial es preciso que la alimentación sea la adecuada. Todo aquello que los niños experimentan durante los primeros años establece una base trascendental para el resto de su vida. 

Esto se debe a que el desarrollo de la primera infancia repercute substancialmente en el aprendizaje básico, el éxito escolar, la participación económica, la ciudadanía social y la salud.

El cerebro es el órgano que más rápidamente crece. Pesa 35 gramos al nacer y a los 14 meses ya alcanza los 900 gramos, lo que representa el 80% del peso en el adulto.

Durante los dos primeros meses de vida crece a un ritmo de 2 mg. por minuto. Pero cuando hay desnutrición, no sólo se detiene el crecimiento cerebral, sino que además se presenta una atrofia del cerebro.

La suerte del Sistema Nervioso Central está determinada en los primeros 14-18 meses de vida. Si durante este tiempo el niño no recibe una adecuada ingesta de nutrientes y estimulación adecuada, puede presentar deficiencias cognitivas.

Durante el embarazo las neuronas comienzan a multiplicarse, y seguirán haciéndolo luego del nacimiento dependiendo de los nutrientes.

Un bebé nace con miles de millones de células cerebrales que representan el potencial de toda su vida. Sin embargo, para desarrollarse, estas células necesitan conectarse entre sí y multiplicarse. 

Este proceso dependerá de la alimentación que ese bebe reciba. Se estima que por lo menos 200 millones de niños en los países en vías de desarrollo no llegan a alcanzar su máximo potencial.

La lactancia materna  es una herramienta poderosa y económica para mejorar la salud y las tasas de supervivencia infantil. Se ha comprobado que mejora el desempeño mental de los niños. Aquellos que han sido amamantados durante seis a nueve meses, tienen un coeficiente intelectual que supera en unos 6 puntos al de los amamantados durante menos de un mes.

Los lactantes alimentados exclusivamente con leche materna durante seis meses, en vez de cuatro meses, también gatean y caminan antes.

Pese a estas recomendaciones, en Argentina -según los datos de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS 2007)- si bien el 95,4% de los niños inician su alimentación mediante lactancia materna, a medida que transcurren los meses esta práctica comienza a perderse.

Así, a los dos meses, el 57% de los niños se alimenta exclusivamente con leche materna, a los cuatro meses el 46%, y a los seis meses sólo el 36%. Esto significa que la lactancia exclusiva disminuye casi un 40% en los primeros dos meses de vida.

Una encuesta más reciente llevada adelante por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires determinó que el año pasado el 38,8% de las madres bonaerenses amamantaron hasta el cuarto mes a su bebé, dos puntos porcentuales más que en 2009.

La práctica ayuda a prevenir las enfermedades respiratorias en los bebés. La Organización Mundial de la Salud destaca que un comienzo de vida saludable le brinda a cada niño igual oportunidad para surgir y convertirse en un adulto que realiza un aporte económico y social  positivo a la comunidad.