“Es bueno estar consciente de que estos días pueden ser retadores para la salud, especialmente la del corazón”, dice Jorge Trejo, cardiólogo en la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida.

El especialista afirma que se ha observado un alza en las muertes alrededor de los días de Navidad y Año Nuevo, especialmente, por ataques al corazón y accidente cerebrovascular.

Según Trejo, tener buenos hábitos durante todo el año ayuda a reducir la probabilidad de sufrir complicaciones durante las fiestas. Algunas de sus sugerencias son:

  • Continuar el uso de medicamentos, especialmente durante viajes.
  • Controlar el consumo de azúcares y golosinas.
  • Moderar el consumo de alcohol.
  • Consumir menos sal.
  • Hacer ejercicio.
  • Relajarse.
  • Inmunizarse contra la influenza, pues ha mostrado reducir el riesgo de ataques cardiacos.

“Las fiestas son una época de cambios en la rutina y esto afecta nuestra nutrición y nuestros niveles de consumo de alcohol. También tendemos a esforzarnos en continuar haciendo tareas aún cuando nos sentimos mal, y no buscamos ayuda pensando que los síntomas se van a componer solos. Es precisamente a éstos síntomas a los que debemos prestar atención”, afirma Trejo.

La buena noticia es que prestando atención a las señales del cuerpo, se pude actuar y evitar mayores complicaciones.

Es importante tener en cuenta que, aún teniendo factores de riesgo, incluyendo un historial familiar de problemas cardiovasculares, es posible modificar el estilo de vida por uno más saludable, especialmente durante las festividades de Navidad. 

Consejos para mantenerse saludable y reducir el estrés durante las fiestas navideñas

Ser realista. Las fiestas no tienen que ser perfectas o iguales a las del año anterior. Las familias van cambiando y creciendo, las tradiciones también.  Se debe elegir algunas tradiciones familiares que se pueden preservar y estar abierto a crear algunas nuevas.

Echar las diferencias a un lado. Aceptar a  familiares y amigos tal como son. Simpatizar con aquellos que se sientan tristes o molestos, seguramente están sintiendo  estrés navideño.

Mantenerse dentro del presupuesto. Decidir cuánto gastar antes de salir de compras. No intentar comprar la felicidad con una montaña de regalos.

Planificar con tiempo. Apartar algunos días específicos para hacer compras, preparativos, visitar amigos y otras actividades típicas de esta época. Eso evitará ajetreo y las decisiones apresuradas. Es muy importante buscar ayuda con los preparativos y con la limpieza después de la fiesta.

Aprender a decir no. Decir que sí cuando debía haber dicho que no puede hacer que las personas se sientan resentidas y sobrecargadas. Amigos y familiares tiene la capacidad de comprender que no se puede participar en todo.

No abandonar los hábitos saludables. Controlar las cantidades y calidades de comida y alcohol.  Hay muchas ideas para cenas y reuniones navideñas saludables.

Continuar durmiendo y haciendo ejercicio. Tomar un descanso, separar tiempo, pasar 15 minutos a solas y sin distracciones o hacer una caminata corta para relajarse, ayuda a aclarar la mente y reducir estrés.

Buscar ayuda. Si a pesar de intentar mantener la calma el agobio y malestar son inminentes,  se debe buscar ayuda profesional.
Cuidarse evitará que un problema de salud física o mental interrumpa los deseos de disfrutar la época.