El laboratorio SANOFI firmó dos acuerdos con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) para realizar un desarrollo científico conjunto que podría resultar en nuevas moléculas contra la enfermedad de Chagas y el desarrollo de métodos innovadores para su diagnóstico. 

A partir del acuerdo firmado, el equipo de investigación -liderado por Antonio Uttaro del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario- dispondrá de los recursos necesarios (compuestos químicos, materiales, equipamiento y fondos) para el desarrollo de una investigación cuyo objeto es generar nuevas moléculas contra el Chagas. 

El laboratorio pondrá a disposición de los científicos más de 300 moléculas de su propiedad, para ser testeadas en el modelo experimental desarrollado por los investigadores argentinos del CONICET, y así poder comenzar con los desarrollos clínicos.  

El alcance de los acuerdos incluye también la inversión de 10 mil euros para el desarrollo de métodos innovadores de diagnóstico para la enfermedad. El mismo estará a cargo de Alejandro Schijman, del Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular (INGEBI).

“Queremos que los investigadores argentinos tengan más herramientas disponibles para seguir produciendo investigaciones originales e innovadoras, que gozen del reconocimiento internacional”, sostuvo Cristian Von Schulz-Hausmann, Director Médico de SANOFI. 

Von Schulz-Hausmann expresó su deseo de que este acuerdo público-privado confluya en un importante descubrimiento científico en el mediano plazo y sea el inicio de la solución para las personas afectadas en el país y en el mundo.

“Estos acuerdos favorecen que el trabajo de nuestros científicos mejore la calidad de vida de toda la sociedad, lo cual es una meta permanente de nuestra institución”, afirmó Marta Rovira, presidente del CONICET.

Acerca del Chagas.  La Enfermedad de Chagas Maza, causada por el parásito Trypanosoma cruzi, es una de las patologías menos atendidas a nivel mundial, pese a ser la mayor causa de miocarditis infecciosa, especialmente en América Latina.

Los tratamientos empleados hasta el momento presentan resultados variables (según la fase de la enfermedad, dosis, duración del tratamiento, edad del paciente, lugar de residencia) y efectos secundarios. 

Al igual que otras enfermedades desatendidas, la mayoría de la población afectada por el Chagas es de escasos recursos. La enfermedad impacta directamente en la productividad laboral, discapacidad prematura y muerte.