Científicos del Instituto de Técnicos de la Alimentación en Estados Unidos, afirmaron que el té, el café y leche son excelentes herramientas para mantener una buena nutrición, una adecuada salud y una pronta recuperación tras el esfuerzo físico.

Sus afirmaciones son la conclusión de un estudio publicado en la revista Food Technology.

Los especialistas subrayaron que consumir leche -entera, descremada o incluso chocolatada- después de una prueba de resistencia, mejora el desarrollo muscular y la fuerza. La leche también contribuye a una buena nutrición, pérdida de peso, mejora en la densidad ósea y desarrollo muscular.

Por otra parte, las investigaciones comprobaron la alta concentración de polifenoles que se encuentran en el té, incluso en mayor medida que en las frutas y verduras.

El té contiene enzimas, carbohidratos, proteínas y lípidos que –en conjunto- protegen a las células del cuerpo del daño oxidativo asociado a enfermedades como diabetes, demencia, ateroesclerosis y cáncer. A su vez, mejora el sistema inmune y fortalece la estructura de los vasos sanguíneos.

El café también cuenta con altas dosis de polifenoles y una alta concentración de antioxidantes. Investigaciones recientes encontraron que esta bebida reduce el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, diabetes tipo 2, y patologías neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer.