Una prueba sanguínea, elaborada por el laboratorio LifeCodexx, ha sido diseñada para embarazadas que se encuentren en la semana 12 de su embarazo y que tengan un elevado riesgo de tener una trisomía del par 21 en sus fetos.

El test posibilita el reconocimiento del síndrome de Down sin acceder al seno materno, lo que implicaba una punción en la bolsa amniótica que podía ocasionar problemas médicos e, incluso, un aborto.

El laboratorio desarrolló su prueba con datos recabados entre 2009 y 2012 en cooperación con centros y clínicas prenatales en Alemania y Suiza.

Según las valoraciones de la empresa, el nuevo test podría reducir el número de los abortos y salvar la vida de hasta 700 niños que mueren al año en Alemania derivados de complicaciones por análisis invasivos.

El presidente de la empresa, Michael Lutz, anunció que están preparando más pruebas para detectar otras modificicaciones en los cromosomas como las trisomías 13 y 18.

Marco legal. La prueba está disponible en más de 70 clínicas de Alemania, Austria, Liechtenstein y Suiza, a pesar de que el delegado para los discapacitados del gobierno alemán, Hubert Hüppe, denunció su incompatibilidad con el marco legal actual.

Entre los críticos se encuentran también asociaciones éticas e iglesias que ven un gran peligro de selección de fetos.

El estado federado de Baden-Württemberg, sede del fabricante y por ello competente en la materia, decidió no prohibirla por considerar que no va en contra de las premisas legales de la ley de diagnóstico genético.

Fuente: Agencia DPA