Según lo informado por las diversas agencias de noticias, dos científicos de la Universidad John Hopkins analizaron más de un millón de tweets relacionados con temas de salud, que fueron escritos entre mayo de 2009 y octubre de 2010.

Los investigadores –especialistas en informática- desarrollaron una herramienta especial para detectar y filtrar los tweets relacionados con salud y descartar frases que, aunque contuvieran palabras comúnmente utilizadas, en realidad no tenían que ver con la salud.

La investigación les permitió observar las tendencias de los twitteros ante enfermedades y los tratamientos por los cuales optaron.

En general, la tendencia mostró que existen concepciones erróneas sobre cuestiones médicas, por ejemplo, la automedicación y el abuso de los antibióticos para tratar enfermedades como la gripe.

Los investigadores esperan desarrollar el programa  en otros idiomas y poder responder preguntas específicas sobre medicación y enfermedades y hábitos, que no pueden ser identificados por los médicos en sus consultorios.