Un estudio de la Organización Médica Colegial de España, en conjunto con la Fundación Kovacs, confirmó que más del 50% de los niños en edad escolar tiene problemas de espalda.

Domingo Carretero, experto en espalda de la Funcación Kovacs, explica algunos aspectos a tener en cuenta en el momento de elegir y preparar la mochila de los niños.

  • El peso de la mochila  no debe superar el 10% del peso del niño. Así, si un niño pesa 32 kilos, el peso máximo de su mochila deberá ser de 3 kilos y 200 gramos.
  • Una mochila con ruedas, que permita estirarla en vez de cargarla, es la mejor alternativa, especialmente si permite ajustarla a la altura del niño, de modo que pueda arrrastrarla de manera cómoda y ergonómica.
  • Si  la mochila es de tirantes, en contra de lo que se recomienda habitualmente, lo mejor no es situarla tan arriba como sea posible (entre los omóplatos o paletillas), sino abajo, en la zona lumbar o entre las caderas, y llevarla sujeta tan cerca del cuerpo como sea posible.
  • Al momento de preparar la mochila, los libros de mayor superficie y peso deben ubicarse en el lado que va en contacto con la espalda.
  • Si un niño ya tiene dolor de espalda debe hacer deporte. Es un mito que deba guardar reposo.

 “De todas las medidas preventivas, la más importante es fomentar la actividad física desde la infancia. Es indispensable y necesaria para que la columna vertebral adquiera su forma definitiva, y tiene efectos benéficos sobre el conjunto del organismo”, subraya Francisco Kovacs, médico, presidente y fundador de la Fundación Kovacs.

Padecer dolor de espalda a temprana edad aumenta el riesgo de sufrirlo de manera crónica en la etapa adulta. La incidencia de estas dolencias aumenta a partir de los 10 años, por ello las medidas de prevención deben enfocarse a los escolares de menor edad.