El Consejo de Salud de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) avaló una propuesta argentina para que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cree un mecanismo integrado por sus Estados Miembros, específicamente dedicado a abordar, a escala global, la prevención y combate contra los productos médicos de calidad subestándar, ilegítimos o de etiquetado engañoso. 

La iniciativa, presentada por el viceministro de Salud, Eduardo Bustos Villar, deberá ser considerada ahora por la OMS en su reunión anual, a desarrollarse en mayo próximo en su sede de Ginebra, Suiza.

Al mismo tiempo, los ministros de Salud de la UNASUR apoyaron que durante el segundo semestre de este año la ciudad de Buenos Aires sea la sede del primer encuentro internacional del mencionado mecanismo. 

La medida fue adoptada en Asunción, Paraguay, en el marco de la VI Reunión Ordinaria del Consejo de Salud de la UNASUR, que contó con la presencia de su secretaria general, la colombiana María Ema Mejía, y los ministros de Salud de los países miembros del bloque regional.

“Argentina ha tomado la delantera a nivel regional en lo que hace al control de los medicamentos desde su proceso de producción, distribución y comercialización, de modo tal que es un honor -y también un gran desafío- que la propia OMS nos elija como sede para debatir en un congreso internacional una problemática sanitaria de esta relevancia”, dijo Bustos Villar.

Las políticas vinculadas a la seguridad y eficacia de los medicamentos, cuya expresión más reciente fue la profundización de las medidas dispuestas por la cartera sanitaria nacional para asegurar la trazabilidad de los mismos, fueron reconocidas por las autoridades sanitarias de la UNASUR, quienes destacaron el liderazgo argentino en la materia.

Durante el encuentro, los ministros de Salud aprobaron también una resolución que reafirma la importancia del abordaje regional estratégico de la investigación, desarrollo y producción de ingredientes farmacéuticos activos y medicamentos de calidad, seguros, eficaces y asequibles que atiendan las necesidades de salud de los Estados Miembros de la UNASUR.

La medida fue interpretada como un reconocimiento a la reciente decisión argentina de promover la producción del benznidazol –un medicamento destinado al tratamiento de la Enfermedad de Chagas– a través de un emprendimiento público-privado.  

En otro orden, y a través de Carlos Soratti, titular del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), se presentó un proyecto de constitución de una red de donación de órganos y trasplantes para el bloque regional, iniciativa que fue favorablemente recepcionada.

Argentina adquirió el compromiso de consensuar los alcances de sus funciones y objetivos con las representaciones de todos los países, para que la iniciativa sea aprobada durante la próxima reunión del Consejo de Salud de la UNASUR.

Entre otras resoluciones, los responsables de las carteras sanitarias de la Unión de Naciones Suramericanas aprobaron el Plan de Trabajo del Grupo Técnico de Desarrollo y Gestión de Recursos Humanos y definieron el presupuesto con el que funcionará el Instituto de Gobierno suramericano de Salud (ISAGS). Durante la reunión también se suscribieron los documentos protocolares que determinaron que la sede oficial del ISAGS quedará asentada en la ciudad brasileña de Río de Janeiro.

Fuente: Oficina de Prensa – Ministerio de Salud de la Nación Argentina.