ROCHESTER, Minnesota: La dieta de Mayo Clinic se ubicó en el primer puesto en la categoría de las mejores dietas comerciales dentro de las clasificaciones para el 2017 de las mejores dietas del U.S. News & World Report (Noticias de EE. UU. e Informe Mundial). El método de Mayo ofrece un programa para perder peso y adoptar un estilo de vida basado en años de investigación y experiencia clínica.
 
“Es una distinción para nosotros ser reconocidos como un método para perder peso que ofrece resultados duraderos. Dado que 66 por ciento de la población estadounidense es gorda u obesa, sabemos que alcanzar un peso saludable puede ser un reto, pero cuando los resultados se ven pronto, la gente se siente capaz de continuar el camino hacia un peso más sano”, comenta el Dr. Donald Hensrud, director médico de la Dieta de Mayo Clinic y director del Programa de Vida Sana de Mayo Clinic.
 
Con la llegada del nuevo año, tal vez muchas personas prometan adoptar un estilo de vida más sano, lo cual incluye perder peso. Los expertos de Mayo Clinic reconocen que hacer dieta en el sentido tradicional posiblemente no conduce a resultados duraderos, pero la dieta creada por Mayo Clinic ofrece consejos para emprender el camino hacia la pérdida del peso y para mantenerse enrumbado. La dieta ofrece métodos eficaces, prácticos, sanos y agradables para perder esas libras indeseadas y no recuperarlas nunca más. 
“La dieta de Mayo Clinic es mucho más que una dieta: es un programa para adoptar un estilo de vida en el que la gente puede comer sabroso y sentirse bien de inmediato, incluso mientras pierde peso. Lo más importante es que los cambios en el estilo de vida son sostenibles y pueden mejorar la salud a largo plazo, a medida que se alcanza un peso sano y luego se lo mantiene”, añade el Dr. Hensrud.
 
La dieta de Mayo Clinic se creó para ayudar a las personas a controlar el peso a largo plazo. El plan es fácil de seguir, se compone de dos fases y ofrece métodos prácticos y flexibles para perder peso y no recuperarlo. El libro de la Dieta de Mayo Clinic empieza con un plan de arranque llamado la fase de “¡Piérdalo!”, diseñado para ayudar a los participantes a perder entre 6 y 10 libras durante las primeras dos semanas a través de la adición de cinco hábitos, el descarte de otros 5 hábitos y la adopción de 5 hábitos de gratificación. Esta fase se creó para ayudar a que los seguidores de la dieta continúen perdiendo entre 1 y 2 libras por semana, hasta llegar al peso sano deseado y que luego lo mantengan.
 
La dieta no es restrictiva ni confusa y tampoco requiere contar calorías, ni excluir comidas o grupos de alimentos. El plan de la dieta se crea alrededor de alimentos provechosos para la salud: verduras, frutas, proteínas magras, cereales integrales y grasas sanas como los frutos secos y el aceite de oliva. La dieta se enfoca en la ingesta de cantidades generosas de verduras y frutas, así como de otras alternativas saludables de los demás grupos de alimentos; pero limita las porciones de los alimentos con mayor contenido calórico, aunque no los excluye. A fin de resaltar la salud general y un peso sano, la dieta también pone énfasis en la actividad física, la cual debe hacerse por lo menos durante 30 minutos la mayoría de los días de la semana.
 
“Controlar el peso no tiene que ser una experiencia negativa y cuando se hace de la manera correcta, alcanzar un peso sano, sentirse mejor y adoptar un estilo de vida agradable son cosas que pueden ir codo a codo”, dice el Dr. Hensrud.