ROCHESTER, Minnesota: A pesar de las continuas investigaciones, los desencadenantes del cáncer de endometrio continúan siendo elusivos; aunque dado el típico perfil inflamatorio de estos casos, se sospecha que los microbios en el entorno uterino desempeñan una función en el desarrollo de la enfermedad.

A fin de sondear los microbios directamente dentro del entorno uterino y examinar cómo pueden influir sobre el cáncer en el revestimiento endometrial, los investigadores de Mayo llevaron a cabo el primer estudio de valoración directa del microbioma uterino, publicado en Genome Medicine.

“Decidimos emprender en el descubrimiento de si existe un componente del microbioma en la malignidad de los tumores y de si su apariencia es distinguible entre las pacientes diagnosticadas con la enfermedad y quienes no tienen cáncer”, comenta la Dra. Marina Walther-Antonio (doctora en investigación), autora principal del estudio de Mayo Clinic.

Como resultado del estudio, los investigadores ahora saben lo siguiente:

  • El microbioma uterino de las mujeres con cáncer de endometrio es diferente al microbioma uterino de quienes no tienen cáncer de endometrio.
  • Los microbios presentes en el entorno vaginal de las mujeres con cáncer de endometrio también son diferentes a los microbios presentes en el entorno vaginal de quienes no tienen cáncer de endometrio.

El equipo investigativo estudió a 31 mujeres de raza blanca que iban a someterse a sendas histerectomías: en 10 de ellas se diagnosticó una afección ginecológica; en otras 4 se diagnosticó hiperplasia endometrial, y en las 17 restantes se diagnosticó cáncer de endometrio. Todos los diagnósticos se establecieron según la patología quirúrgica final, realizada después de la histerectomía. Los autores del estudio informan que las poblaciones de microbios encontradas en todas las vías reproductivas cambian ante la presencia de cáncer e hiperplasia y son diferentes a las de los casos benignos.

En base a los resultados del estudio, los investigadores buscan una población de pacientes de etnicidad diversa para investigar si es posible ampliar los resultados a otras poblaciones. Además, es necesario investigar más la función del microbioma en la manifestación, causa o progresión del cáncer de endometrio. Según la Dra. Walther-Antonio, gracias a la naturaleza modificable del microbioma, este descubrimiento también es esperanzador para un avance fundamental en la prevención del cáncer de endometrio.

Los investigadores ponen la mira a futuro en:

  • Investigar la posibilidad de obtener muestras vaginales con hisopo como medio de detección temprana del cáncer de endometrio.
  • Investigar la posibilidad de emplear las biopsias benignas del endometrio para identificar a las pacientes que desarrollarán cáncer de endometrio más adelante.

“Estos resultados brindan perspectivas importantes acerca de la etiología o manifestación de esta enfermedad, con implicaciones más amplias para el desarrollo de biomarcadores que permitan detectar pronto el problema, así como de exámenes para el cáncer de endometrio”, añade la Dra. Walther-Antonio.

Otros autores del trabajo son:

  • Dr. Jun Chen (doctor en investigación), Mayo Clinic
  • Dr. Francesco Multinu (doctor en medicina), Mayo Clinic
  • Dr. Alexis Hokenstad (doctor en medicina), Mayo Clinic
  • Tammy Distad, Mayo Clinic
  • Heidi Cheek, Mayo Clinic
  • Dr. Gary Keeney (doctor en medicina), Mayo Clinic
  • Dr. Douglas Creedon (doctor en medicina e investigación), Centro Médico North Memorial
  • Dra. Heidi Nelson (doctora en medicina), Mayo Clinic
  • Dr. Andrea Mariani (doctor en medicina), Mayo Clinic
  • Dr. Nicholas Chia (doctor en investigación), Mayo Clinic