Una investigación realizada por investigadores de la Universidad de Valencia, en España, completó un estudio sobre tipos de dietas.

El estudio, publicado en la revista Nutrición Hospitalaria y dirigido por Mercedes Sotos Prieto, destaca que el consumo de pescado se asocia con una menor prevalencia de diabetes y menor concentración de glucosa.

Por su parte, la carne roja, en particular embutidos, se relaciona con mayor peso y prevalencia de obesidad.

“El consumo de carne roja en la población alcanza una media de una vez al día y resulta elevado en comparación con las recomendaciones alimentarias”, apunta Sotos Prieto.

La investigadora opina que ésto podría estar influenciado por las recomendaciones sobre consumir carne de  ternera a la plancha en muchas dietas para perder peso.

Según los especialistas, comer carnes rojas en exceso posibilita un mayor riesgo cardiovascular, elevación de la presión arterial, diabetes y un moderado incremento de mortalidad total, en particular por cáncer y enfermedad cardiovascular.

Por el contrario, el pescado tiene efectos cardiosaludables.

Quienes participaron en la investigación afirman que, a pesar de tratarse de un estudio transversal que no determina una relación causal, son varios los trabajos que coinciden en que el consumo de pescado se asocia con un menor riesgo de diabetes tipo 2.

“Se han sugerido varias hipótesis que explican por qué el consumo de pescado podría estar relacionado con el riesgo de diabetes. El aumento omega 3 en las células del músculo esquelético mejora la sensibilidad a la insulina”, indican.

Una cuestión de género. El consumo elevado de grasas saturadas procedentes de la ingesta de carne roja y embutidos fue mayor en el caso de los hombres.

Las mujeres demostraron comer más carne blanca, en particular pavo y pollo.

En relación al consumo de pescado no se encuentran diferencias significativas de género.

En general, las mujeres presentaron una mayor puntuación para “patrones dietéticos sanos” o “dietas prudentes” en relación con los hombres.

Fuente: SINC