• En el mundo, 800 mujeres pierden diariamente la vida debido a complicaciones relacionadas con su embarazo o parto.

• Mejorar la salud materna es el Objetivo No. 5 de Desarrollo del Milenio.  

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer (DIM), una fecha que desde hace 103 años sirve para reflexionar sobre distintos aspectos del mundo femenino. Para este año, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) eligió como tema: “Una promesa es una promesa: momento de pasar a la acción para acabar con la violencia contra las mujeres”.

Si bien se trata de una jornada en la que se pueden festejar los logros alcanzados –entre ellos, el derecho a votar y la incorporación activa al mundo laboral–, también permite reflexionar sobre los desafíos aún pendientes, como la forma de mejorar el cuidado de la salud femenina. De los importantes avances conseguidos durante las últimas décadas, no todas las mujeres se han beneficiado, sobre todo en los países más pobres persisten las inequidades sociales de género y de acceso a la salud.

De allí que en el año 2000 la comunidad internacional se comprometió a cumplir para 2015 con los Objetivos del Milenio, de los cuales puntualmente el No. 5 busca una reducción del 75% en la tasa de mortalidad materna para el año 2015.

Si bien desde 1990 la muerte materna se redujo en un 47% en el mundo, lo cierto es que todavía sigue siendo inaceptablemente alta, con 800 mujeres en el mundo que pierden la vida por día debido a complicaciones relacionadas con su embarazo o parto. Lo más dramático es que casi todas estas muertes se producen en países de ingresos bajos (99%), y que la mayoría de ellas podrían evitarse. Si bien este corte de datos muestra una prometedora disminución en la mortalidad materna, también revela que el progreso debe ser acelerado a fin de lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En este contexto, MSD lanzó en 2010 “MSD para Madres” (www.merckformothers.com), un iniciativa a 10 años que apunta a cumplir su visión de que ninguna mujer debe morir al dar vida. Como parte de la iniciativa, MSD colabora para revertir las dos causas principales de mortalidad materna: la preeclampsia (hipertensión en el embarazo) y la hemorragia posparto, a la vez que profundiza sus esfuerzos en planificación familiar, una estrategia que juega un rol clave en la reducción de muertes femeninas. Se estima que con un trabajo conjunto –y profundo– entre gobiernos, ONGs y el sector privado se podrá salvar la vida de casi 3 millones de mujeres durante la próxima década.

La mortalidad materna es un problema multifactorial cuya solución no será rápida, pero es clave considerar que un embarazo saludable y un parto seguro son importantes no sólo para la salud y el bienestar de la mujer sino también para la prosperidad de su familia, la comunidad y la sociedad en su conjunto.

La importancia que para MSD tiene la salud de la mujer se refleja no sólo en el portafolio de medicamentos, vacunas y enfoque en áreas de investigación –tiene, entre otros, productos en las áreas de salud cardiovascular, de los huesos, diabetes, menopausia, dolores menstruales, anticoncepción, tratamiento de la fertilidad–, sino también en esfuerzos que buscan mantener a las mujeres bien informadas como la iniciativa Estarbienmujer.com, un sitio web de salud y bienestar diseñado por MSD en México especialmente para las mujeres, en donde se brinda de manera sencilla y desde la perspectiva femenina, información sobre salud, sexualidad, nutrición y tips para conversar con el médico y para fomentar un estilo de vida saludable.

Fuente: Global Health PR