Los especialistas deben ser la primera opción para cuidar la salud. Sin embargo, existen alternativas caseras y naturales para aliviar dolencias comunes y poco complejas.

Dolor de cabeza: El almidón de la papa tiene efectos antiinflamatorios. Pelar las papas y ponerlas en un paño con sal gruesa y aplicar la compresa sobre la frente y la sien.  La sal gruesa no sólo ayuda a liberar el almidón presente en la papa, reduce también la presión en los vasos sanguíneos.  

Moretones: El perejil tiene un efecto vasoconstrictor que impulsa la circulación de la sangre y evita que se quede estancada en un solo lugar, evitando la formación de moretones. Se recomienda picar perejil y mezclarlo con algún aceite o crema, para aplicarlo con fluidez en la zona.

Encías sangrantes: El ácido tánico del té adormece y actúa como anestésico natural. También ayuda a la sangre a coagular. Una bolsita de té húmeda sobre la encía hace que se desinflame y deje de deje de sangrar.

Quemaduras: Recientes estudios han demostrado que la miel cura las quemaduras mínimas en menos de cuatro días por sus propiedades antimicrobianas y antisépticas. Aplicar miel en la zona quemada.

Tos: un jarabe natural hecho con manzana, higos secos, miel y agua, ayuda a ablandar las mucosidades y suavizar la tos.

Reflujo: Las avellanas tienen un alto contenido en fibras que ayudan al tránsito intestinal y asientan el estómago. Masticar avellanas cuando se manifieste la dolencia.

Insomnio: La naranja ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y controla los nervios. Tomar una taza de infusión de cáscara de naranja una hora antes de ir a la cama.

Esguinces: El vinagre tiene virtudes terapéuticas. Varios de los minerales que lo componen (boro, magnesio, fósforo y sodio, entre otros) ayudan a disminuir la inflamación localizada y el dolor. Se recomienda aplicar compresas calientes de vinagre de manzana, al menos durante una hora por día.

Caída del cabello: La albahaca es considerada una de las mejores aliadas contra la caída del cabello. Se sugiere hervir hojas de albahaca en agua y aplicarla sobre el cuero cabelludo con leves masajes.

Afonía: Los compuestos del ananá revitalizan los tejidos de las cuerdas vocales, además de contar con poderes antibióticos y antiinflamatorios. Consumir el ananá entero o en licuados.

Los remedios caseros y naturales no reemplazan a los profesionales de la salud, ni implican la automedicación. Si las dolencias persisten, se debe acudir a un especialista.