Proceso que consiste en provocar la muerte de otro, para evitarle el sufrimiento físico causado por una enfermedad diagnosticada como incurable.