Clínica Diquecito, la institución médica con más de 70 años de trayectoria en el tratamiento de Enfermedades No Transmisibles, lanza una revolucionaria propuesta de medicina que incorpora los estudios de genética más avanzados del momento a nivel mundial, con la que apunta a llevar sus exitosos y probados programas a un nuevo nivel de precisión y efectividad a largo plazo.

De esta manera, la clínica fundada por el científico alemán Prof. Dr. Pablo Busse Grawitz, quien fuera propuesto al Premio Nobel por sus investigaciones en patología molecular y sentara precedentes en la atención de la salud por medio de dietas y modificación de hábitos alimentarios, se mantiene a la vanguardia en materia de prevención y tratamiento de la salud, siendo referente indiscutido en la Región.

ADN – Medicina de Precisión es un programa integral desarrollado por Clínica Diquecito con el objetivo de trabajar preventivamente en la salud de cada persona. A tal fin, suma a los métodos de diagnóstico y tratamiento actualmente utilizados y probados a nivel mundial, la precisión de las determinaciones genéticas de la persona. De esta forma, se conforma una herramienta efectiva y precisa para que el paciente pueda alcanzar, proteger y mantener una excelente calidad de vida a largo plazo, minimizando el riesgo de aparición de patologías evitables.

¿Cómo funciona el Programa?

En el marco de la predisposición de la persona a desarrollar ciertas enfermedades, nuestro equipo transdiciplinario de especialistas trabajará a su lado trazando un plan sumamente personalizado con el objetivo de prevenir el desarrollo y manifestación de dichas afecciones, a través del aporte o eliminación de nutrientes específicos de su alimentación.

El Programa está especialmente indicado para personas con riesgo de patologías vinculadas al endotelio vascular. Cabe destacar que hasta hoy esto era evaluado desde la clínica a partir de los antecedentes familiares de eventos cardiovasculares o de accidentes cerebro vasculares, y las afecciones asociadas como colesterol elevado, obesidad, dislipidemias y diabetes.

De este modo ADN – Medicina de Precisión va un paso mas allá, permitiendo intervenir sobre la salud del paciente con la máxima precisión conocida hasta el momento, y ofreciéndole un abordaje personalizado basado en la micronutrición.

“Todo el conocimiento de más de siete décadas de Clínica Diquecito ha sido volcado a esta revolucionaria propuesta, enfocándonos en la máxima personalización de los tratamientos, valiéndonos para ello de nuevas herramientas antes inexistentes que nos permiten conocer el detalle de la programación genética de cada persona. Por lo tanto, las estrategias de nuestra Clínica se enfocarán ahora específicamente en cada individuo personalizando el tratamiento como un camino para demorar, prevenir o incluso revertir la aparición de ciertas patologías”, explica la Dra. Priscila Busse Grawitz, Gerente General de Clínica Diquecito, quien destaca que “estamos viviendo en la era de la personalización, de los productos a medida, a la carta, y la salud no está exenta de esto. Si bien a lo largo de nuestra historia siempre nos caracterizamos por lo personalizado de nuestros programas, ahora iremos aún más profundo, adelantándonos a las enfermedades antes de que éstas ocurran”.

En esta primera etapa, ADN – Medicina de Precisión se enfocará en las enfermedades que desencadenan eventos cardiovasculares y cerebro vasculares ya que éstas presentan la mayor tasa de morbimortalidad en nuestro país, al igual que en el resto del mundo occidental.

De esta manera podremos:

– Detectar la predisposición genética a patologías cardiometabólicas, tales como la hipertensión, diabetes, dislipidemia y obesidad según la composición racial de nuestra población regional.

– Incrementar al máximo la personalización de las estrategias médicas para cada paciente, de acuerdo a la realidad de su organismo, potenciando así los resultados del tratamiento.

– Prevenir problemas de salud a corto, mediano y largo plazo.

– Definir pautas precisas para un estilo de vida que se ajuste a las necesidades genéticas particulares de la persona, y que sea adecuado, saludable, natural y efectivo para ella durante toda su vida.

El por qué del Programa

Si bien existe en algunos centros muy especializados del país y del mundo la posibilidad de realizarse estudios genéticos, hasta el momento solo se ha desarrollado la fase de diagnóstico y es poco lo que se hace para ayudar a la persona a saber qué hacer con la información obtenida. Atentos a esta necesidad, Clínica Diquecito desarrolló ADN – Medicina de Precisión para integrar esta nueva herramienta que nos brinda la ciencia a otros estudios conocidos y avalados por la comunidad científica y así, desde un enfoque transdisciplinario, poder plasmar los resultados en una propuesta de cambios de hábitos y nutrición finamente sintonizado al ADN de la persona.

Clínica Diquecito cuenta con la experiencia y el bagaje de herramientas necesarias para trabajar sobre esta información de precisión, y convertirla en pautas concretas de alimentación y de estilo de vida saludable para esa persona. “A modo de ejemplo, destacamos que solo un 25% de las personas que sufren de hipertensión responden a dietas hiposódicas (bajas en sal de mesa) mientras que el otro 75% no lo hace. Desde la clínica tradicional no teníamos alternativas para ajustar estas indicaciones ya que no contábamos con toda la información genética del paciente. Esto hoy sí se puede conocer y al existir causas hereditarias podemos trabajar con información precisa junto a la persona”, explica el Dr. Rubén Salcedo, Director Médico de la institución.

“Nuestros genes nos hacen diferentes, en nuestra fisonomía pero también en toda nuestra biología. Y esto contribuye a que respondamos de distintas maneras a los nutrientes que ingerimos, y afectando la expresión de esta información (*). De allí que necesitemos ser tratados de forma individualizada en términos del cuidado de nuestra salud”, explica la Dra. Daniela Defagó, Docente de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), con formación en epidemiología genética en el exterior.

Según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), el 55% de la salud de un individuo depende de su estilo de vida, dentro del cual la alimentación es una pieza fundamental. Aunque los factores hereditarios no pueden controlarse, su conocimiento brinda la posibilidad de actuar sobre cuestiones microambientales (como la alimentación) que definirán si esa información se expresa o no.

(*) N. del R: Que esta información genética se exprese, equivale a decir que aparece la enfermedad.

En conclusión

Conocer nuestros polimorfismos, (variantes genéticas) y correlacionarlas con nuestra realidad clínico-metabólica es clave para poder prevenir y tratar enfermedades.