La apnea del sueño es la interrupción reiterada del flujo de aire durante el descanso, algo relativamente frecuente, por ejemplo, en las personas que padecen sobrepeso u obesidad.

Las complicaciones más severas que se atribuye a las apneas del sueño son el incremento de la posibilidad de sufrir infartos y accidentes cerebrovasculares (ACV), además de desarrollar diabetes o hipertensión.

Las causas no están plenamente establecidas, pero las estadísticas corroboran la relación entre apneas y enfermedades crónicas del sistema circulatorio, razón por la cual cardiólogos, neumonólogos y muchos otros especialistas están reconsiderando la importancia de este trastorno del sueño.

Se estima que entre el 2 y el 4% de la población de entre 30 y 65 años tiene apnea del sueño. Las únicas cifras disponibles sobre esta patología a nivel local muestran que en Argentina el síndrome afecta a entre el 4 y el 6% de los hombres y del 2 al 4% de las mujeres.

En el II Curso Taller Internacional de Trastornos Respiratorios durante el Sueño, organizado recientemente por la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), se expusieron las principales consecuencias negativas de este trastorno.

“Las personas con apnea del sueño, que dejan de respirar entre 10 segundos y en ocasiones más de 1 minuto cientos de veces por noche, y que además roncan, padecen múltiples complicaciones para conciliar el sueño y alcanzar un descanso reparador. Eso, indudablemente, genera que el día siguiente sea muy difícil de encarar debido al excesivo cansancio y la somnolencia”, expuso Ada Toledo, médica a cargo de la sección Sueño de la AAMR y presidenta del Segundo Curso Taller Internacional Trastornos Respiratorios durante el Sueño y VMNI 2012.

La especialista, quien también está a cargo de la unidad de Sueño y Respiración Mecánica del Hospital María Ferrer de Buenos Aires, afirmó que son muchos los trabajos científicos que evidencian que las personas con apnea del sueño no sólo tienen mayores posibilidades de tener complicaciones y por ende morir, sino que además presentan mucho más riesgo de tener un accidente de tránsito, laboral o doméstico.

¿Qué es la apnea del sueño?
La apnea del sueño es una condición caracterizada por la interrupción reiterada del flujo de aire, lo que provoca que la persona que la padece deje de respirar durante algunos segundos mientras está dormida.  Esta interrupción completa del flujo nasobucal puede ser de carácter obstructivo o central.  

En el primer caso, debido al tamaño de los tejidos de la garganta, se genera una resistencia al paso de oxígeno, luego de la cual el flujo de aire se interrumpe, sólo durante la noche. El principal síntoma de esta condición son los ronquidos.  

Por su parte, la apnea central, muy característica en los bebés que fallecen por muerte súbita, obedece a las disfunciones que se generan en los centros respiratorios a nivel del sistema nervioso central.  

Dado que los síntomas principales son los vigorosos ronquidos y los episodios de ahogos nocturnos, por lo general los primeros en advertir la apnea son quienes comparten la cama con los afectados.

Pero más allá de eso, por las complicaciones que genera, lo más importante es detectarlo a tiempo, para poder realizar la consulta con un especialista en el tema, ya sea neumonólogo o neurólogo.

Fuente: Agencia Castropol.