A través de la Resolución 160/2011, la Defensoría del Pueblo de la Nación exhortó al Ministerio de Salud a adoptar las medidas conducentes al reemplazo de los termómetros de mercurio.

En respuesta a la solicitud de la Organización Salud sin Daño, la Resolución expresa, además, que el Ministerio de Salud de la Nación deberá atender la situación de los grupos vulnerables, garantizando su acceso a las alternativas correspondientes en el reemplazo de dichos instrumentos.

En abril de este año, prestigiosas instituciones como la Cátedra de Toxicología de la Facultad de Medicina de la UBA, la Sociedad Argentina de Pediatría, la Sociedad Argentina de Infectología, la Unidad Tóxico Ambiental de la Provincia de Córdoba, el Servicio de Toxicología del Hospital de Niños de Córdoba y la Unidad Pediátrica Ambiental Hospital de Pediatría Dr. J.P. Garrahan, hicieron llegar una carta al Ministro Jorge Manzur avalando la petición.

“No hay razones para seguir permitiendo la venta de un producto que contiene un material tóxico y que se rompe con facilidad, existiendo alternativas” aseguró Verónica Odriozola, Coordinadora de Salud sin Daño.

Según Odriozola, es el Estado quien debe asegurar la calidad de las alternativas a la venta y asegurar que éstas sean accesibles para toda la población.

Los hospitales de nuestro país y del mundo están reemplazando los termómetros de mercurio amparados en recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, en Argentina los termómetros de mercurio continúan siendo vendidos al público ya que no existe una prohibición al respecto.

“El mercurio es un metal tóxico que contamina el planeta y daña la salud humana y no debe seguir formando parte de productos que se rompen en nuestras casas”, concluyó Odriozola.

Salud Sin Daño es una coalición internacional de hospitales, profesionales de la salud, grupos de la comunidad, sindicatos y organizaciones ambientalistas que se proponen transformar el sector de la salud, para que sea ecológicamente sustentable y deje de ser una fuente de daño para las personas y el ambiente.

La campaña “Termómetros sin mercurio” enfatiza en los perjuicios del metal para la salud y el ecosistema, y busca seguidores para lograr que se prohíba la venta de estos instrumentos.

En el sitio web de la campaña existe, además, un apartado destinado a preguntas frecuentes como: ¿Qué hacer si se rompe un termómetro con mercurio en casa?, Lo que nunca hay que hacer en un derrame de mercurio, ¿Cuales son las alternativas a los termómetros de mercurio?, ¿Qué hacer con el termómetro de mercurio que hay en casa?, entre otras.