En el último trimestre de 2011, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó a la región por el registro de brotes de dengue con un número total de casos y muertes que sobrepasaban las cifras históricas en países como Paraguay, Panamá y el Caribe inglés y francés.

Además, el Organismo había certificado la introducción del virus del dengue 4 (la forma más grave) en algunos estados del Brasil donde no se había registrado anteriormente.

Según el último parte del Ministerio de Salud de la Nación, desde el 1º de enero se han notificado 541 casos de dengue. Aunque sólo se confirmaron 6, las autoridades han alertado a todos los servicios sanitarios del país, ante el gran número de casos y fallecidos en los vecinos países de Bolivia, Brasil y Paraguay.

De los casos confirmados, 3 corresponden a residentes de la localidad fronteriza de Salvador Mazza (Salta), uno a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 2 a la provincia de Buenos Aires con antecedentes de viaje a Bolivia y Brasil.

El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, sostuvo que el trabajo intenso que se ha venido realizando desde la cartera sanitaria para combatir el dengue (la puesta en marcha de salas de situación en puntos clave del país, el esfuerzo por mantener bajos los niveles larvarios, la vigilancia epidemiológica efectiva y las campañas de sensibilización a la comunidad) debe estar acompañados por la extrema alerta del sistema sanitario.

“Hoy el objetivo es detectar lo antes posible a pacientes con síntomas de dengue que hayan estado en zonas con circulación viral, porque somos conscientes de que las enfermedades no tienen fronteras”, enfatizó Manzur.

El ministro solicitó a los profesionales de los servicios de salud del país estar atentos a las consulta médicas de personas que presenten cuadros febriles compatibles con dengue, para poder actuar rápidamente con las acciones de bloqueo que contempla el Plan Nacional de Prevención y Control del Dengue.

El dengue es una enfermedad causada por un virus que se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti para la cual no existe vacuna. Hay cuatro variantes del virus: los serotipos 1, 2, 3 y 4. Cualquiera de ellos puede producir formas graves de la enfermedad e, incluso, la muerte.

Su comportamiento en Argentina es considerado epidémico y los casos coinciden con los meses de mayor temperatura y están en estrecha relación con la aparición de brotes en los países limítrofes.

Según datos difundidos por los Ministerios de Salud de los países fronterizos, en lo que va del año Brasil ha notificado un total de 32 muertos por dengue y 40.486 casos. Bolivia registró 16 fallecidos y un total de 3.734 casos y Paraguay 932.

Los especialistas recomiendan no demorar la consulta médica ante la menor sospecha, no sólo para favorecer la recuperación del paciente y evitar complicaciones, sino para evitar que se genere un brote de la enfermedad en el país.

Ante síntomas como fiebre, dolor de cabeza, detrás de los ojos, dolor muscular y de articulaciones, náuseas, vómito, cansancio intenso, manchas en la piel, picazón y sangrado de nariz y encías, se debe acudir al centro de salud más cercano para recibir el tratamiento adecuado. Es fundamental no automedicarse.