Los chicos se encontraron junto a sus familias el 30 de setiembre último y formaron una sonrisa en una jornada que se transformó en el encuentro de prematuros más grande del planeta.

El Día Mundial de la Prematurez, una iniciativa a nivel global que involucró a más de 50 países y contó con el apoyo de UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las organizaciones March of Dimes y Save the Children, tenía por objetivo alertar a la comunidad internacional sobre la prematurez, primera causa de muerte entre los bebés recién nacidos en todo el mundo.

En Argentina la celebración llegó poco después de la tercera Semana del Prematuro, una campaña anual que involucró a 200 hospitales y clínicas de las 24 provincias del país.

Este año, UNICEF y el Ministerio de Salud de la Nación convocaron a todos los chicos y adolescentes -que nacieron antes de la semana 37 de gestación- a formar una sonrisa que recorrió el mundo. El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF Argentina, Julián Weich, fue el anfitrión de la fiesta que quedó formalmente inscripta en el GuinnessWorld Records como la reunión de personas nacidas prematuramente más grande del mundo.

“Este record es muy especial porque todos los chicos que formaron parte de esta sonrisa nacieron prematuros y, gracias al apoyo de sus familias y de los equipos médicos, sobrevivieron, lograron acceder a sus derechos y están aquí para celebrarlo”, afirmó Andrés Franco, representante de UNICEF Argentina.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en 2010 nacieron 756.176 niños de los cuales 60.494 fueron prematuros. Las estadísticas nacionales indican que 8.961 niños y niñas murieron antes de cumplir un año. La prematurez y el muy bajo peso al nacer son los principales determinantes de la mortalidad por causas evitables en el mundo.

Según el estudio “Nacido demasiado pronto: informe de acción global sobre nacimientos prematuros”, cada año unos 12.6 millones de bebés nacen en el mundo antes de la semana 37 de gestación. El informe –elaborado por la Fundación March of Dimes, Save The Children, The Partnership for maternal, new born and child healthy y OMS- señala que más de un millón de estos bebés muere poco después del nacimiento, a pesar de que más del 75% de ellos podría sobrevivir si recibe la atención adecuada durante los primeros segundos de vida.

Fuente: Neomundo.com