Investigadores de la Universidad de Michigan lograron demostrar que las personas que tienen buen humor presentan menor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

“De la misma manera en que la depresión impacta en la salud, creemos que el optimismo puede hacer lo suyo”, afirmó Eric Kim, uno de los responsables de la investigación.

El vínculo entre el buen humor y la salud ya había sido mencionado en estudios sobre el sistema inmune, el tiempo de cicatrización de las heridas y el riesgo de sufrir problemas cardíacos.

En esta oportunidad, los científicos trabajaron con más de 6 mil voluntarios (hombres y mujeres de aproximadamente 50 años), todos con buena salud.

Durante dos años, cada voluntario fue sometido a un test psicológico para medir su nivel de optimismo. La prueba concluía con un minucioso examen de salud. A lo largo del período de investigación, 88 de los pacientes “menos optimistas” sufrieron un ACV.

“La asociación positiva podría deberse a un efecto biológico opuesto al de la tristeza. Así como la depresión afecta la salud, la alegría parece mejorarla. Además, las personas más optimistas y alegres son mucho más propensas a cuidar su salud y su bienestar”, concluyó el investigador.