Desde hace un mes, Buenos Aires es oficialmente una ciudad 100% libre de humo de tabaco.  La prórroga para que los establecimientos autorizados a tener espacios para fumadores realizaran obras de ventilación e inversiones, venció oficialmente el jueves 5 de enero.

La normativa, sancionada a fines de 2010 por la Legislatura porteña, establece que no se podrá fumar en ningún espacio cerrado con acceso público, incluyendo bares, restaurantes, salas de fiestas, locales bailables y shoppings.

El balance que hacen las autoridades del Proyecto “Buenos Aires, Ciudad Libre de Humo”, del Programa de Prevención y Control de Tabaquismo (PPCT) del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) es positivo.

Los ciudadanos porteños llevan un mes protegidos de los efectos dañinos del humo del cigarrillo. “los efectos van desde mayor riesgo de infarto hasta cáncer, enfermedades respiratorias y otras consecuencias”, afirmó Marta Angueira, Coordinadora del PPCT.

El PPCT trabajó durante mucho tiempo para lograr la reforma de la ley, junto a la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias. Para ello, llevó adelante diversas investigaciones que permitieron fundamentar la necesidad de este cambio, tanto ante legisladores como ante la población general.

“Este es un importante avance en materia de legislación de control de tabaco en la región, y esperemos que se sumen más jurisdicciones hasta tanto la Ley Nacional esté reglamentada. Continuaremos trabajando para lograr que más ciudades como Buenos Aires apliquen políticas 100% libres de humo de tabaco”, dijo Mirta Molinari, Directora de La Unión en Latinoamérica.

La ley.  La ley prohíbe fumar en lugares de trabajo, oficinas, taxis, establecimientos de salud y educativos, restaurantes, bares, confiterías y casas de lunch, cybers, locutorios de Internet, salas de recreación, shoppings y paseos de compras cerrados, cines, teatros, centros culturales, salas de fiesta en eventos de carácter privado, cajeros automáticos, cabinas telefónicas, terminales de ómnibus, colectivos, estaciones de subte, clubes deportivos, gimnasios, clubes para fumadores y tabaquerías.

Los únicos lugares autorizados para fumar son los patios, terrazas, balcones y demás sitios al aire libre, así como áreas específicas para degustación en clubes de fumadores y tabaquerías sin atención de empleados.

También está permitido fumar a las personas internadas en centros de salud mental y de detención, en áreas específicas.

“La normativa protege a niños, embarazadas, trabajadores de bares y restaurantes, y personas que padecen enfermedades como asma y enfermedades cardíacas, quienes son más vulnerables a los efectos tóxicos del humo del cigarrillo”, afirmó Silvia Cortese, médica especialista en Toxicología del Hospital Fernández y Coordinadora de la Red Tabaco o Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

“Tenemos que defender entre todos el cumplimiento de esta ley, que ayudará a proteger la salud de los ciudadanos”, concluyó Angueira.

Acerca del Programa. El programa de Prevención y Control del Tabaquismo fue creado en noviembre 2008, con el objetivo de promover políticas públicas que propicien hábitos saludables sin tabaco.

Está centrado en disminuir la prevalencia de tabaquismo en la población de la Ciudad de Buenos Aires, a través de líneas estratégicas:

  • Promover espacios libres de humo.
  • Fortalecer los servicios de tratamiento de tabaquismo en los hospitales del sistema público de la Ciudad.
  • Lograr el cambio de la ley 1799 hacia una ley de ambientes 100% libres de humo de tabaco.

Las personas que detecten que se está infringiendo esta normativa pueden realizar una denuncia vía e-mail a reclamostabaco@buenosaires.gob.ar.